Las 10 habilidades esenciales de los grandes líderes de equipo

Foto de la colaboradora - Julia MartinsJulia Martins12 de junio de 20228 min de lectura
facebooktwitterlinkedin
Imagen del banner del artículo “Las 10 habilidades esenciales de los grandes líderes de equipo”
Plantillas

Resumen

Si eres responsable de guiar a un equipo de personas hacia un objetivo final, entonces eres el líder del equipo. Si bien este rol es similar al de un gerente de proyectos, los líderes de equipo también aportan un elemento de tutoría y “coaching” a los equipos. En este artículo, analizaremos las principales responsabilidades de un líder de equipo, así como las 10 habilidades más importantes que debes desarrollar para convertirte en un verdadero líder de equipo.

Todo gran equipo cuenta con el apoyo de un líder de equipo. Los líderes de equipo son responsables de todo lo que involucra a sus equipos, desde las operaciones diarias hasta de garantizar que los miembros del equipo reciban el mejor apoyo para poder lograr sus objetivos.

Dependiendo de la estructura de la empresa, puede resultar un poco confuso identificar cuáles son las responsabilidades de un líder de equipo y comprender en qué se diferencia este rol del de un gerente de proyectos. En este artículo, abordaremos qué es un líder de equipo —y qué no es— y compartiremos 10 consejos que te ayudarán a convertirte en un excelente líder de equipo.

¿Qué es un líder de equipo?

Un líder de equipo es responsable de guiar a un equipo de personas a través de una determinada iniciativa o hacia el logro de un objetivo específico. Los líderes de equipo no necesariamente son gerentes de equipo ya que este rol no suele estar involucrado con la gestión de personas. El líder del equipo es responsable principalmente de crear un entorno de trabajo colaborativo y de determinar la dirección que tomará un proyecto o programa en particular.

Lee: Líder vs. jefe: ¿cuáles son las diferencias?

Un líder de equipo brinda instrucciones y ofrece orientación sobre un proyecto o portafolio de proyectos a un grupo de trabajo. Está a cargo de delegar el trabajo, supervisar el progreso hacia el logro de los objetivos y preparar a los miembros del equipo según sea necesario. Los líderes de equipo a menudo actúan como mentores del equipo, incluso si no tienen un título gerencial.

¿Cuál es la descripción del puesto de un líder de equipo?

La descripción del trabajo no suele incluir el término “líder de equipo”. Por ese motivo, los líderes de equipo pueden ocupar todo tipo de roles, desde cargos gerenciales hasta colaboradores individuales. A veces, también ocupan el rol de gerente de proyectos o gerente de programas, lo que indica claramente que son responsables de organizar el trabajo, incluso si no gestionan directamente a ningún miembro del equipo.

¿Qué hace un líder de equipo?

Un líder de equipo es responsable de un conjunto de trabajo específico, como un proyecto, un programa o un portafolio de programas.

Las responsabilidades principales de un líder de equipo incluyen:

  • Organizar el trabajo

  • Comunicar los objetivos

  • Conectar el trabajo con el contexto

  • Delegar tareas

  • Liderar con el ejemplo

  • Gestionar y asignar los recursos

  • Solucionar los problemas que surjan

  • Gestionar el progreso del proyecto

  • Informar el progreso a los participantes involucrados

  • Actuar como “coach” para ayudar a mejorar las habilidades de los miembros del equipo

  • Motivar a los miembros del equipo para lograr sus objetivos

  • Desarrollar las fortalezas de los miembros del equipo e identificar las áreas a mejorar

  • Representar y defender los intereses y necesidades del equipo

Organiza tu trabajo con Asana

Líder de equipo vs. gerente de proyecto

A menudo, las habilidades de un líder de equipo se superponen con las habilidades de gestión de proyectos. Esto es completamente normal ya que en muchos equipos, el líder del equipo y el gerente del proyecto suelen ser la misma persona.

La forma más sencilla de diferenciar ambos roles es centrarse en los objetivos de la persona. El objetivo de un líder de equipo es motivar y alentar a los miembros de su equipo para que puedan hacer un buen trabajo, mientras que un gerente de proyectos se centra más en los entregables y las tareas que deben realizarse.

Lee: Todo lo que necesitas saber para convertirte en gerente de proyectos

Las 10 habilidades principales que debe tener un líder

Independientemente del tipo de proyecto que lideres, un buen líder de equipo debe ser capaz de gestionar y comunicarse con su equipo con confianza. A continuación, te contamos cuáles son las 10 habilidades que necesitas desarrollar para comenzar:

1. Gestión de objetivos

Una de las cualidades más importantes de un líder de equipo es poder responder la pregunta: ¿Por qué es importante este trabajo?

Cada proyecto contribuye a un objetivo de equipo o empresa, pero, con frecuencia, esos objetivos están desconectados del trabajo diario. Cuando los miembros del equipo no comprenden claramente a qué objetivos impacta su trabajo, están menos motivados para realizar un trabajo de calidad.

Los buenos líderes de equipo ofrecen información del contexto, para que los miembros del equipo logren comprender claramente por qué su trabajo es importante y de qué manera contribuye a la visión general de la empresa. Con esa información, pueden establecer las prioridades de las tareas de manera más efectiva y asegurarse de llevar a cabo el trabajo de mayor impacto en el momento adecuado.

Define y alcanza los objetivos con Asana

2. Hacer que el trabajo avance

Una vez que el equipo comprende a qué objetivos está contribuyendo, también necesita visualizar claramente cómo lograrán alcanzar esos objetivos. Imagina que tú, como líder del equipo, eres el capitán del barco: eres responsable de orientar a la tripulación hacia el destino y determinar exactamente cómo llegar hasta allí.

Existen tres elementos principales para garantizar que el trabajo avance de manera eficaz:

  1. Métricas claras. Los miembros del equipo no pueden saber si van por el camino correcto si no entienden con claridad en qué están trabajando. Por lo tanto, antes de comenzar, te recomendamos establecer objetivos SMART para establecer objetivos medibles y definir cómo medirás el éxito.

  2. Seguimiento del progreso. No basta con saber hacia dónde te diriges, también necesitas saber en qué posición te encuentras en relación con tu objetivo. Asegúrate de que los miembros del equipo tengan una forma clara de visualizar el cronograma del proyecto para saber quién está haciendo qué y para cuándo. 

  3. Comunicación de las actualizaciones. Como líder del equipo, también es tu responsabilidad supervisar el progreso y compartir actualizaciones con el equipo del proyecto y los participantes clave. La mejor manera de hacerlo es mediante informes de estado de proyectos, que le proporcionan al equipo una idea clara de si el proyecto se encuentra en curso, en riesgo o con retraso.

3. Comunicación

Como en cualquier posición de liderazgo, los líderes de equipo deben tener excelentes habilidades de comunicación para poder comunicarse con los miembros del equipo sobre el trabajo, informar a las partes interesadas del proyecto sobre el progreso y coordinar con los colaboradores interdisciplinarios en nombre de las necesidades del equipo del proyecto. Es importante señalar que esto incluye tanto la comunicación verbal como la no verbal, ya que una parte considerable de la comunicación en realidad se expresa a través del lenguaje corporal y las expresiones faciales.

La comunicación incluye estos elementos fundamentales:

Se necesita tiempo para desarrollar habilidades interpersonales como la comunicación. Así que no te preocupes si la comunicación no es un una de tus grandes fortalezas. Si estás aprendiendo a construir buenas relaciones, puedes comenzar por redactar un plan de comunicación. Un plan de comunicación es un esquema que detalla qué se debería comunicar y dónde deberían hacerlo, como por ejemplo, lo que sucede de forma asincrónica en tu herramienta de gestión de proyectos y lo que se comparte durante las reuniones semanales de equipo.

Lee: La importancia de la inteligencia emocional

4. Organización

En muchos casos, los líderes de equipo también son gerentes de proyectos. Pero incluso si no eres un gerente de proyectos, sigues siendo responsable de organizar el trabajo de tu equipo. Como líder de equipo, estás guiando a tu equipo hacia un objetivo o meta final, y la organización es un elemento clave para poder lograrlo.

Imagina que organizar la información es como crear una fuente única de referencias. Tu equipo debe poder contar contigo y confiar en que proporcionarás toda la información que necesitan para hacer su trabajo correctamente.

La mejor manera de establecer un excelente sistema organizativo para todo tu equipo es mediante una herramienta de gestión del trabajo como Asana. Asana te ayuda a dar seguimiento a todo el trabajo, gestionar proyectos y compartir el progreso hacia tus objetivos. Cuando todos saben exactamente quién está haciendo qué y para cuándo, estarán mejor preparados para realizar su trabajo de alto impacto.

Organiza tu trabajo con Asana

5. Delegar

Los grandes líderes de equipo saben perfectamente que no pueden encargarse de todo por sí mismos. Como dice el principio, el todo es más que la suma de sus partes, y este conocimiento también es un aspecto clave del liderazgo de equipo. Delegar es una parte esencial de la asesoría y el “coaching”. Esto no solo te permite optimizar tu trabajo, sino que también brinda a los miembros del equipo oportunidades para desarrollar habilidades nuevas.

Para poder delegar eficazmente, primero debes conocer las fortalezas, debilidades e intereses de cada miembro del equipo. De esta manera, sabrás a quién asignarle cada tarea y qué habilidades nuevas están más interesados en aprender. Ten en cuenta que los miembros del equipo a los que delegas el trabajo pueden hacer las cosas de manera diferente a como lo harías tú. Parte de delegar implica aprender a dejarse llevar y dar las riendas a los miembros de tu equipo.

Si te resulta difícil delegar trabajo, intenta crear una matriz de Eisenhower. O en caso de dudas, puedes seguir este sencillo proceso de cuatro pasos:

  1. Identifica qué trabajo se puede delegar.

  2. Deja en claro la importancia y la urgencia del trabajo delegado para que los miembros del equipo puedan establecer las prioridades.

  3. Brinda la capacitación necesaria.

  4. Confía, pero verifica.

6. Resolución de problemas

Ningún proyecto se desarrolla sin problemas. Es por eso que los líderes de equipo deben tener grandes habilidades para la resolución de problemas con rapidez. Para esto, intenta usar el contexto dado para priorizar el trabajo más importante e identifica qué problemas deben resolverse primero para poder tomar la mejor decisión para tu equipo.

Si la resolución de problemas es algo nuevo para ti, intenta responder las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo abordará el trabajo el equipo? 

  • ¿Qué tareas son más importantes? 

  • ¿En qué se deben enfocar? 

  • ¿Cómo impactará esta decisión al equipo? 

Lee: Usa estas estrategias para ayudar a tu equipo a desarrollar habilidades para la resolución de problemas

7. Gestión del tiempo

Los líderes de equipo son expertos en la gestión del tiempo ya que saben exactamente cómo priorizar el trabajo. Para desarrollar tus habilidades de gestión del tiempo, intenta implementar algunas herramientas y estrategias de gestión del tiempo para aprovechar al máximo tu día. También puedes alentar a los miembros de tu equipo a hacer lo mismo y buscar una estrategia de gestión del tiempo que funcione mejor para ellos.

Si no sabes cómo empezar, prueba alguno de los siguientes métodos:

  • El método GTD, que se centra en colocar la información en una herramienta externa para poder liberar la carga mental y centrarte plenamente en realizar un trabajo de alto impacto.

  • Time blocking, es una técnica en la que programas bloques de tiempo de concentración en el calendario para centrarte y trabajar en varias tareas similares durante un bloque de tiempo.

  • La técnica Pomodoro, que divide el trabajo en sprints y planifica descansos para aumentar tanto la productividad como la concentración.

  • El principio de Pareto, también conocida como la regla 80/20, que te ayuda a completar el 80 % de tu trabajo dedicando el 20 % de tu tiempo.

  • El método “No lo dejes para mañana”, que establece que para obtener los mejores resultados en el trabajo, debes abordar tu tarea más desafiante al comienzo del día. 

8. Gestión de recursos

Como líder de equipo, eres responsable de ayudar a tu equipo a lograr sus objetivos. Parte de esto implica asegurarte de que el trabajo avance por buen camino y según lo planificado, y que nadie padezca de agotamiento. Durante las reuniones de equipo y las reuniones individuales, pregúntales a los miembros del equipo cómo se sienten con respecto a su carga de trabajo y si hay alguien que necesita posponer, delegar o cambiar las prioridades de su trabajo.

Como líder del equipo, siempre debes tener una idea clara de lo que cada miembro tiene por hacer. Sin embargo, no siempre puedes tener toda esa información en tu cabeza, especialmente si lideras un equipo que está en pleno crecimiento. En cambio, te recomendamos usar una herramienta para gestión de recursos para dar seguimiento a la carga de trabajo de cada miembro del equipo. Esto es particularmente importante si los miembros de tu equipo están trabajando en varios proyectos o en tareas de las que posiblemente no estés al tanto. Si todo está centralizado en un solo lugar, podrás visualizar rápidamente en qué está trabajando cada miembro del equipo y así evitar la sobrecarga de trabajo.

Gestiona los recursos de tu equipo con Asana

9. Fortalecimiento del equipo

Los líderes de equipo no son solo genios de la organización a cargo de un grupo de personas, también son responsables de alentar y motivar a sus equipos. Para ser un líder eficaz, dedica tiempo a fortalecer los vínculos y el espíritu dentro del equipo, y asegúrate de que todos se sientan parte del mismo.

Para lograr fortalecer los vínculos y el espíritu del equipo, primero debes asegurarte de que todos comprendan los objetivos del equipo para que puedan avanzar juntos hacia la meta final. Sin embargo, eso no es todo. Si quieres formar un equipo altamente eficaz, debes tener en cuenta lo siguiente:

10. “Coaching” y asesoría

Una parte muy importante del rol de un líder de equipo es ofrecer “coaching”, capacitación y asesoría a los empleados según lo necesiten. Tal vez los miembros del equipo sean nuevos en este tipo de iniciativas o quizás tengan dudas o preguntas sobre cómo abordar una tarea en particular. Si sabes cómo resolver su problema, puedes ofrecer el apoyo necesario. De lo contrario, conéctalos con la persona adecuada para que pueda ayudarlos.

Aunque no seas un gerente de personal, como líder de equipo, eres responsable de apoyar y animar a los miembros del equipo de tu proyecto. Invierte en tus habilidades de liderazgo y desarrolla tu inteligencia emocional para poder apoyar a los miembros de tu equipo siempre que lo necesiten.

Mantén todo organizado con la gestión de proyectos

No puedes hacer tu trabajo de manera eficaz si no tienes una forma clara de comunicarte y compartir información con los miembros de tu equipo. Para aumentar la visibilidad en todo el equipo, prueba las herramientas de gestión de proyectos. Brinda a los miembros del equipo la claridad que necesitan para mantenerse en sintonía, colaborar de manera efectiva y producir trabajos de excelencia. 

Mejora la colaboración en equipo con Asana

Recursos relacionados

Ebook

Optimizing your organizational structure for stronger cross-team collaboration