Liderazgo vs. gestión: ¿cuál es la diferencia?

Foto del colaborador - Julia MartinsJulia Martins30 de marzo de 20219 min de lectura
facebooktwitterlinkedin
Imagen del banner sobre liderazgo vs. gestión: ¿cuál es la diferencia?

¿Eres líder o gerente? ¿Cómo lo decides? ¿Cuál es la diferencia y por qué es importante?

Líderes y gerentes son dos roles que a menudo se confunden. La mayoría de nosotros los usamos indistintamente, de forma incorrecta. Cuando hablamos de líderes, generalmente nos referimos a gerentes, y cuando hablamos de gerentes, generalmente los consideramos líderes. Sin embargo, aunque la misma persona puede cumplir ambos roles, no siempre es así.

Los buenos gerentes no necesitan ser grandes líderes, y algunos líderes no tienen el rol de “gerentes”. Sin embargo, para construir una gran empresa y un equipo exitoso, necesitas contar con ambos roles. El gerente debe apoyar a los miembros de su equipo durante su trabajo diario y empoderarlos para que su desempeño sea excepcional. El líder puede compartir el objetivo general con los miembros del equipo para que puedan apoyar la visión general de la empresa. Ambos roles son esenciales para un equipo eficaz y lograr un lugar de trabajo colaborativo.

Independientemente de si eres gerente, líder o ambos, aprender la diferencia entre estos roles puede ayudarte a desarrollar habilidades para cada uno. En este artículo, te ayudaremos a definir adecuadamente qué implica ser un líder y qué, un gerente. También describiremos algunas similitudes y resaltaremos en qué se diferencian ambas funciones.

El rol del gerente es operativo; cumple la función de establecer y evaluar prioridades, tomar decisiones sobre contrataciones, despidos, compensaciones, etc. Un líder, en cambio, cumple un rol similar al de un entrenador o, incluso, al de un guía espiritual. Es responsable de mantener la energía en el equipo, de lograr que estén continuamente inspirados, de ayudarlos a desarrollarse y de asegurarse de que todos avancen en la misma dirección. Un líder debe ser un pilar de fortaleza y estabilidad en medio del cambio.
Lee: Dustin Moskovitz comparte sus lecciones de liderazgo

Las principales habilidades que debe tener un líder

Los grandes líderes ayudan a guiar a la empresa en la dirección correcta: saben cómo compartir objetivos y motivar a las personas a contribuir en la visión general. Los líderes no solo sueñan con el objetivo final, también motivan a los miembros del equipo durante el camino hacia dicho objetivo. Si piensas en una empresa como un barco, los líderes son los que deciden qué dirección tomar. Son las personas que tienen la vista puesta en el horizonte.

Las cualidades principales de un líder son:

  • Motivación. Los grandes líderes motivan a su equipo a lograr lo imposible. Comparten su energía y entusiasmo con el grupo para lograr juntos más de lo que hubieran sido capaces de lograr por sí mismos.

  • Creatividad. Los buenos líderes piensan más allá de lo convencional y desafían el status quo. Esencialmente, los líderes no solo se centran en su propia creatividad, sino que también apoyan y fomentan la creatividad de los miembros de su equipo.

  • Orientación. Un principio importante del liderazgo es ayudar a tu equipo a dar lo mejor de sí mismo. Esto es posible entrenando y orientando a los miembros del equipo en lugar de simplemente asignarles trabajo.

  • Resolver problemas. La resolución de problemas es una habilidad importante en todos los niveles del proceso de toma de decisiones. Como líder, puedes ayudar a resolver cualquier problema a nivel estratégico y conceptual. Por ejemplo, resaltar los objetivos más importantes de la organización y usar estrategias de resolución de problemas para identificar cualquier obstáculo que pueda interponerse en el camino hacia el cumplimiento de los objetivos de tu equipo.

  • Asumir riesgos. Cómo líder, es importante saber cuándo asumir riesgos y cuándo ayudar a los miembros de tu equipo para que también asuman riesgos. Los mejores líderes desafían el status quo para impulsar un cambio positivo en su organización.

En mi opinión, un líder es un visionario. Animan y motivan a quienes los rodean y ven el potencial en los demás. Desafían el status quo y se esfuerzan por lograr un cambio positivo para la empresa. Cualquier persona puede ser un líder. Independientemente del rol o cargo que tengas, solo necesitas animarte y dar un paso al frente.

¿Cómo puedes ser líder sin ser gerente?

Los líderes inspiran y motivan a las personas, independientemente del puesto que ocupan en el organigrama. En todas las empresas puedes encontrar buenos líderes que no son gerentes, pero especialmente en empresas con estructuras organizativas descentralizadas. En un modelo organizacional descentralizado, existe una persona responsable de la toma de decisiones claramente definida para cada decisión, pero esa persona no siempre es un gerente. Este tipo de organizaciones tienden a beneficiarse de empleados altamente comprometidos y eficaces. Además, gracias a su particular estructura, tienden a fomentar más líderes en todos los niveles de la organización.

Lee: Toma de decisiones en 3 estructuras organizativas diferentes. ¿Cuál es la más adecuada para tu empresa?

En Asana, hemos creado un modelo organizacional descentralizado mediante un sistema de Áreas de Responsabilidad (AoR). Este sistema nos permite delegar la responsabilidad de cada área de la empresa para garantizar que se cumplan con éxito todas las acciones dentro de la empresa. Además, las Áreas de Responsabilidad brindan a los miembros del equipo que no tienen una función de gestión directa la oportunidad de crecer como líderes.

En mi opinión, “gerente” es un puesto mientras que “líder” es una forma de ser o una actitud. Ser gerente no es un requisito previo para ser un gran líder, pero los grandes líderes a menudo son gerentes exitosos. En la práctica, el puesto de gerente define el alcance de su rol. Sin embargo, son sus habilidades de liderazgo las que generan un impacto.

Las principales habilidades que debe tener un gerente

No todos los gerentes son líderes, y eso está bien. Los buenos gerentes brindan claridad y orientan a los miembros del equipo. Son la columna vertebral del equipo y actúan como un sistema de apoyo para el trabajo en equipo y la colaboración. Si tomamos nuevamente la analogía del barco, los líderes son las personas con la vista en el horizonte, los gerentes son los que leen el mapa. Como gerente, eres el encargado de trazar la ruta y mostrar a los miembros del equipo cómo llegar hasta allí.

Lee: Lo que solo los gerentes pueden hacer para mantener a los empleados comprometidos

Las principales habilidades de un gerente son:

  • Brindar comentarios. Los grandes gerentes se dedican a ayudar a los miembros del equipo a desarrollar sus habilidades, y una forma efectiva de hacerlo es a través de comentarios claros y constructivos. Cuando brindas comentarios claros y relevantes, puedes ayudar a los miembros del equipo a identificar oportunidades de crecimiento. Luego, a través de sesiones adicionales de comentarios y asesoramiento, puedes guiar a los miembros de tu equipo para que puedan convertir esas oportunidades en fortalezas.

  • Apoyar el desarrollo profesional. Además de ayudar a los miembros del equipo a realizar su trabajo de forma excepcional, los grandes gerentes también apoyan el desarrollo profesional de cada miembro de su equipo. Esto podría significar ayudar a los miembros a identificar dónde quieren estar dentro de cinco años o aconsejarlos sobre cómo desarrollar ciertas habilidades.

  • Delegar. Los buenos gerentes no siempre hacen el trabajo ellos mismos. Muchas veces lo delegan a la persona más adecuada. Ser gerente no implica decir siempre “puedo hacer esto”. Más bien se trata de decir “sé quién es la persona adecuada para este trabajo”.

  • Organizar y planificar. Un buen gerente necesita desarrollar las habilidades de gestión de proyectos como la organización y la planificación. Estas habilidades te permiten brindarle a tu equipo una visión clara de los próximos trabajos y brindarles apoyo si necesitan reajustar las prioridades o los plazos.

  • Resolver problemas. Al igual que los líderes, los gerentes deben poseer buenas habilidades para resolver problemas. Sin embargo, la resolución de problemas a nivel gerencial es ligeramente diferente. Por lo general, los gerentes usan la resolución de problemas para ayudar a desbloquear tareas para que los miembros del equipo puedan hacer un trabajo excepcional. Esto podría significar ayudarlos a identificar una dependencia que esté frenando el progreso de su trabajo o a revisar las prioridades trimestrales si se ha modificado el cronograma del proyecto.

  • Fortalecer el espíritu de equipo. Los buenos gerentes reconocen el valor en todo el equipo, no solo en un individuo. Parte de la descripción del trabajo es crear oportunidades de fortalecimiento del equipo. Siempre que puedas, organiza instancias para que los miembros puedan interactuar e integrarse, y anima a todos a que se tomen un momento para conocer a sus compañeros. Cuando los miembros de un equipo se conocen, se sienten más cómodos trabajando y colaborando juntos.

El liderazgo se centra en el futuro, mientras que la gestión cuida del aquí y ahora. Un gran líder inspira a otros a lograr resultados que ellos mismos no creían posibles. Un gran gerente, por otro lado, proporciona claridad, aporta comentarios y ayuda a su equipo a desarrollar las aptitudes y habilidades necesarias para realizar su trabajo diario.

¿Por qué alguien querría ser gerente y no líder?

Todos somos diferentes y no a todos nos atrae un puesto de liderazgo. Centrarse principalmente en ser un buen gerente tiene mucho valor. Los gerentes brindan estabilidad y orientación, pero no siempre están interesados ​​en desarrollar una visión general.

Los gerentes se preocupan mucho por sus equipos y suelen ponerlos en primer lugar, incluso más que los líderes. Los gerentes júnior a menudo comentan que gestionar un equipo implica mucho más esfuerzo. Esto se debe a que, en lugar de centrarse simplemente en realizar un buen trabajo, los gerentes están constantemente pensando en cómo guiar y orientar mejor a los miembros de su equipo.

Si acabas de convertirte en gerente, te puede resultar útil centrarte primero en brindarle a tu equipo todo el apoyo que necesita y desarrollar más adelante tus habilidades de liderazgo. Después de todo, centrarte en desarrollar tu propio estilo de gestión no significa que no puedas dedicarte a desarrollar habilidades de liderazgo en el futuro.

Lee: Con este estilo de gestión puedes darle a tu equipo el respaldo que necesita
Imagino el trabajo en equipo como un barco que navega a través de una enorme capa de hielo. En esta metáfora, el barco representa al equipo, el hielo simboliza los potenciales problemas a resolver y el destino siempre es confuso y fuera del alcance de la vista. El trabajo de un gerente es determinar qué hacer con el hielo que rompemos, dónde debemos ponerlo, cómo impacta en el plan y en el equipo, etc. El trabajo de un líder es decidir el rumbo del barco y explicar por qué vale la pena romper todo este hielo para llegar hasta allí.

Puntos en común entre el liderazgo y la gestión

Los líderes y los gerentes tienen algo en común: ambos quieren lo mejor para su equipo y su empresa. Por lo tanto, aunque a veces abordan las cosas de maneras diferentes, trabajan con el mismo objetivo en mente.

Tanto líderes como gerentes:

  • Conectan el trabajo con los objetivos de la empresa. Para que un miembro del equipo haga su mejor trabajo, debe comprender de qué manera ese trabajo diario contribuye a los objetivos del equipo y de toda la empresa. Proporcionar esta claridad puede ayudar a los miembros del equipo a establecer mejor las prioridades para realizar su trabajo de mayor impacto.

  • Valoran la comunicación bidireccional. Independientemente de que estés comunicando un objetivo a todo el equipo o conversando con un miembro del equipo durante una reunión individual, la comunicación bidireccional es la mejor manera de asegurarte de que tu equipo se sienta escuchado y valorado. Para convertirte en un buen comunicador bidireccional, busca recibir comentarios, procesar lo que has escuchado y luego actuar en consecuencia.

  • Invierten en el desarrollo de sus equipos. Los líderes y gerentes pueden apoyar y asesorar a los miembros de sus equipos de muchas formas diferentes, a través de actividades de asesoría y formación o mediante charlas sobre el desarrollo profesional y reuniones individuales. Ambos están comprometidos en ayudar a que sus equipos logren hacer su trabajo de la mejor manera.

Para mí, un líder es alguien que te ayuda a comprender el panorama general: cuál es la visión del equipo y cómo se conecta con un conjunto más amplio de objetivos y misión corporativos. Un gerente es la persona que brinda el apoyo y asesoramiento necesarios para lograr un impacto en cada rol, y ayuda a hacer realidad ese panorama general. A veces, la misma persona ocupará ambos roles dentro de un equipo. A veces, son varias personas. Pero ambas funciones son importantes para el éxito de cualquier equipo.

3 diferencias entre líderes y gerentes

Los líderes y los gerentes tienen mucho en común, pero suelen abordar las situaciones de diferentes maneras. A continuación te mostramos tres formas en que los líderes y gerentes pueden abordar la misma situación de manera diferente para brindar un mejor apoyo a su equipo.

Si bien tanto los líderes como los gerentes tienen como objetivo motivar a las personas para generar un impacto y lograr resultados, los gerentes están más preocupados por los aspectos operativos de ese viaje. Los líderes, por otra parte, se centran principalmente en inspirar y empoderar a las personas para que logren sus objetivos. Otro factor diferenciador importante es que los líderes se esfuerzan constantemente por evolucionar e impulsar el cambio, mientras que los gerentes a menudo buscan mantener el status quo.

Construir y comunicar una visión estratégica

En cualquier empresa, un líder debe ayudar a establecer y comunicar la visión estratégica de su empresa. Una reciente encuesta a más de 6000 trabajadores del conocimiento reveló que solo el 16 % de los trabajadores cree que su empresa es efectiva al momento de establecer y comunicar sus objetivos. Como líder, tienes el poder no solo de establecer objetivos, sino también de comunicarlos a toda la empresa.

Los líderes piensan primero con perspectiva general y luego trabajan para definir objetivos claros que los ayude a lograr la misión de su empresa o la declaración de la visión. Esto incluye establecer objetivos de la empresa trimestrales o anuales, y comunicar esos objetivos al equipo. Por ejemplo, puedes establecer el objetivo de reducir la fuga mensual de clientes a < 1 % antes de fin de año.

Lee: ¿No conocías la planificación estratégica? Comienza ahora.

Los gerentes toman esa visión estratégica y la conectan con el trabajo diario de su equipo. Como gerente, puedes aclarar cómo el trabajo diario de un miembro del equipo contribuye a los objetivos generales de la empresa. Al hacer esa conexión, puedes apoyar y motivar a tu equipo a alcanzar los objetivos de la empresa.

Por ejemplo, si tu empresa ha establecido el objetivo de reducir la fuga mensual de clientes a  < 1 % antes de fin de año, un gerente puede ayudar a vincular los proyectos del equipo con dicho objetivo. A veces, esta conexión puede ser obvia: un miembro del equipo puede estar trabajando para reducir el flujo de fuga de clientes de la empresa. Sin embargo, puede suceder que muchas veces no sea tan clara. Por ejemplo, un miembro del equipo que está trabajando para mejorar la página de precios y ofertas, está contribuyendo indirectamente a este objetivo al ayudar a los clientes a comprender mejor por lo que están pagando.

Los grandes gerentes son líderes, pero no todos los líderes son gerentes. Los gerentes que también son líderes inspiran a sus equipos en lugar de dirigirlos. Dichos equipos logran mejores resultados y se reconocen como creadores de la solución en lugar de ser meros ejecutores de un plan rígido y sin espacio para la colaboración.

Convertir las ideas en realidad

Los líderes no solo se centran en la ejecución, también se enfocan en las ideas. La prioridad de un líder es desarrollar ideas con perspectiva general y luego informar cómo esas ideas aportarán valor a toda la empresa. Como parte de este proceso, debes practicar el desarrollo de ideas y soluciones para problemas a gran escala.

Los líderes también son los que motivan a su equipo a realizar un gran trabajo. Una vez que tu empresa ha decidido qué dirección tomar, independientemente de que hayas formado parte de esa decisión o no, puedes ayudar a los miembros del equipo a comprender el valor de dicha idea.

Para mí, un líder es la persona capaz de influir, entrenar, asesorar y guiar a otras personas hacia el logro de sus objetivos. Los líderes establecen una visión, pero su éxito lo define el equipo, no ellos mismos.

El trabajo de un gerente en cambio, es encontrar formas de hacer realidad las ideas, como por ejemplo: gestionar el personal para los proyectos, asignar recursos y establecer el presupuesto para lograr los objetivos. Los gerentes apoyan y guían a sus equipos en su trabajo diario. Ellos son los encargados de revisar los documentos y aprobar el trabajo. En definitiva, un buen gerente empodera a los miembros del equipo para que realicen su trabajo de mayor impacto.

Crear y apoyar la cultura corporativa

La cultura organizativa es una excelente herramienta para lograr que los miembros de tu equipo se sientan comprometidos, apoyados y empoderados para hacer su trabajo de la mejor manera. Si inviertes en la cultura corporativa a través de actividades de fortalecimiento del equipo, oportunidades de aprendizaje y desarrollo, y procesos sólidos de incorporación de empleados puedes lograr que los miembros del equipo se sientan más felices y más comprometidos con la empresa.

Lee: 6 consejos para crear una cultura corporativa sólida según los líderes de Asana

¿Cómo contribuyen los líderes y gerentes? El trabajo de un líder es ayudar a crear y dar forma a la cultura corporativa. Tal como Dustin Moskovitz, cofundador y director general de Asana, escribió: “Como líder, sé que es mi responsabilidad marcar el tono de nuestra cultura corporativa”. Los líderes establecen cómo debe ser la cultura, la incorporan y, en última instancia, inspiran a otros empleados a participar y mejorar la cultura corporativa.

Los líderes que saben cómo adaptar su forma de trabajo, tienen la capacidad de liderar diversos grupos de personas para orientarlos y alentarlos de forma eficaz. Adaptan su estilo de liderazgo a las personas con las que están trabajando en lugar de adoptar un enfoque único para todos.

Un gerente, por otro lado, es la persona que realmente implementa las prácticas y políticas de la cultura corporativa. También es responsable de informar las necesidades de su equipo a nivel empresarial. Una vez que los empleados comparten sus comentarios, el trabajo del líder es incorporar los comentarios en los procesos de la empresa para mejorar la cultura corporativa. Escuchar e incorporar los comentarios del equipo es una parte muy importante de una cultura corporativa saludable. Sin embargo, según el Índice de la anatomía del trabajo, actualmente, solo el 15 % de los trabajadores del conocimiento se sienten escuchados en sus empresas.

Lee: Cómo delegar autoridad a todos los miembros de la empresa

Liderazgo o gestión: ¿qué es mejor?

Ser líder no es necesariamente mejor que ser gerente, o viceversa. Puedes cumplir ambas funciones o puedes centrarte primero en desarrollar tus habilidades en una de las áreas en particular. Decidir en qué cualidades centrarte depende de las necesidades de tu equipo y de cómo puedes brindarle más apoyo.

En mi opinión, un líder es alguien que influye positivamente en las personas que lo rodean, para llevarlas a la acción, guiarlas y que alcancen el éxito. Un líder no necesita tener un puesto de trabajo específico sino que genera impacto independientemente del puesto que ocupe.

Tanto los líderes como los gerentes deben esforzarse por continuar mejorando sus habilidades de colaboración y comunicación. Prueba estos 10 pasos sencillos para fomentar la colaboración en los equipos.

Recursos relacionados

Artículo

How to build expert power (and become a better leader)