Autogestión: 7 habilidades para convertirte en un mejor líder

Imagen del colaborador - Equipo de AsanaTeam Asana21 de octubre de 20216 min de lectura
facebooktwitterlinkedin
Imagen del banner del artículo “Autogestión: 7 habilidades para convertirte en un mejor líder”

Resumen

La autogestión es la capacidad de controlar tu comportamiento, pensamientos y emociones de una manera productiva. Aprende las 7 habilidades de autogestión más importantes que te ayudarán a convertirte en un mejor líder.

Contar con sólidas habilidades de autogestión implica el desarrollo de aspectos importantes como la inteligencia emocional, el autocontrol y la buena gestión del tiempo. Tener un buen sentido de la autogestión te permite ser un mejor líder para tu equipo.

Desde las principales habilidades de gestión de proyectos hasta los conocimientos que debes poseer, analizaremos qué es la autogestión y las siete habilidades blandas que necesitas para convertirte en un mejor líder. 

¿Qué es la autogestión?

La autogestión es la capacidad de controlar tu comportamiento, pensamientos y emociones de una manera productiva. Esto significa destacarte en el cumplimiento de responsabilidades personales y profesionales para tu propio beneficio y el de tu equipo.

¿Qué es la autogestión?

La autogestión efectiva lleva a una mejor inteligencia emocional ya que ayuda a tu autoconsciencia y bienestar. Esto quiere decir estar al tanto de las señales sociales y respetar tus propias necesidades personales.

La autogestión es una habilidad importante para cualquier líder, pero eso no significa que sea algo sencillo de lograr. La práctica hace al maestro y con las herramientas apropiadas puedes llegar a ser muy bueno en la autogestión. Analicemos en detalle las siete principales habilidades de gestión de equipos que debes desarrollar. 

Prueba gratis las listas de pendientes de Asana

Habilidad nro. 1: Gestión del tiempo

La gestión del tiempo es la capacidad de controlar cómo usas tu tiempo. Es decir, priorizar las tareas más importantes primero y gestionar tu lista de pendientes diaria. Un líder que cuenta con buenas habilidades para la gestión del tiempo puede gestionar su tiempo de manera efectiva sin la necesidad de ayuda externa.

Contar con buenas habilidades para la gestión del tiempo puede ayudarte a mantenerte comprometido y evitar procrastinar. Esta es una habilidad importante que todo líder debe tener, no solo para mantenerse al día con el trabajo sino también para impulsar a quienes lo rodean para que hagan lo mismo. 

Lee: 18 consejos, estrategias y soluciones rápidas de gestión del tiempo para lograr trabajos excelentes

Habilidad nro. 2: Automotivación

La automotivación es la capacidad de motivarte y realizar de forma proactiva las tareas diarias. Si bien no siempre es fácil de lograr, practicar la automotivación puede ayudarte a aumentar tu autoconsciencia y priorizar lo que es importante para ti. 

Automotivación

Es similar a la motivación intrínseca, que es la motivación que nace desde el interior de la persona. La diferencia es que la automotivación, por lo general, deriva de factores más personales mientras que la motivación intrínseca incluye una variedad de factores internos. Estos motivadores internos pueden incluir el desarrollo personal o trabajar como voluntario porque te hace sentir realizado. Por otro lado, los motivadores externos pueden incluir trabajar más rápido por miedo a las repercusiones que puede haber si trabajas más lento. 

Disfrutar del trabajo que haces es una parte importante de mantenerte motivado y comprometido durante todo el día laboral. Además, disfrutar de tu trabajo puede ayudarte a inspirar a tu equipo para que den lo mejor de sí.

Para practicar la motivación interna, trabaja en pos de objetivos que te inspiren y enfócate en tu sentido del propósito.

Habilidad nro. 3: Manejo del estrés

Los líderes a menudo lidian con el estrés, pero para ser bueno en la autogestión debes mostrar un manejo saludable del estrés. Sin el manejo del estrés, puedes sufrir una sobrecarga de trabajo y, finalmente, agotamiento.

Los líderes con buenas habilidades para el manejo del estrés abordan el trabajo de una manera enfocada al conectar sus iniciativas con objetivos más grandes. Cuando comprendes qué tarea es más importante y qué entrega está vinculada a un objetivo del equipo, puedes priorizar el trabajo de manera efectiva y obtener los mejores resultados. A su vez, esto puede ayudarte a reducir los niveles de estrés y a mantener un equilibrio. 

Lee: ¿Sobrecarga de trabajo? Estrategias para ayudar a equipos e individuos a recuperar el equilibrio

Habilidad nro. 4: Adaptabilidad

Poder adaptarte significa que tienes la confianza y la capacidad para dar un giro cuando surgen cambios. Esto es especialmente importante para los líderes que trabajan en un entorno acelerado donde los cambios en los proyectos ocurren con frecuencia.

Por ejemplo, imagina que surge un nuevo proyecto que tiene mayor prioridad que el proyecto en el que estuviste trabajando durante las últimas semanas. En lugar de estresarte o frustrarte, puedes adaptarte a este cambio con receptividad y curiosidad. Esta voluntad es importante para mantener la flexibilidad.

Aunque ser adaptable puede resultar incómodo a veces, también puede convertirte en un excelente líder ya que tienes la capacidad para afrontar cualquier cosa que se te presente. Además, animarás a tu equipo a que hagan lo mismo.

Habilidad nro. 5: Toma de decisiones

Para lograr la efectividad, es importante que los líderes desarrollen las habilidades de toma de decisiones a fin de reducir la confusión y aumentar la confianza del equipo. Resolver problemas y abordar las dificultades que se presenten puede ayudarte a mejorar tus habilidades de toma de decisiones.

Al igual que todas las habilidades que hemos analizado hasta ahora, la toma de decisiones es algo que puedes aprender. Para hacerlo, practica perfeccionar tus habilidades de pensamiento crítico y aprende cómo analizar la información clave cuando surgen problemas. 

También es importante que uses la toma de decisiones basadas en los datos para garantizar que tus acciones estén impulsadas por datos en lugar de conjeturas. De ese modo, surgirán menos problemas en el futuro.

Habilidad nro. 6: Alineación de objetivos

Establecer objetivos significa que debes dar prioridad a los proyectos más importantes que tengan el mayor impacto en tu negocio.

Alineación de objetivos

Esto quiere decir ser capaz de ver el panorama general y saber qué es lo mejor para los miembros de tu equipo y organización. A la larga, esto generará mejores resultados y elevará la moral del equipo.

La alineación de objetivos consta de tres habilidades principales:

  • Establecimiento de objetivos. Al establecer objetivos, asegúrate de identificar los puntos débiles actuales, proyectar objetivos de crecimiento y analizar tus planes de asignación de recursos actuales. Todo esto puede ayudarte a definir objetivos informados. 

  • Comunicación de objetivos. Esto no solo implica gestionar los objetivos de tu equipo, sino también alinearlos con los objetivos generales de tu organización. De ese modo, los miembros de tu equipo comprenden de qué manera su trabajo contribuye a los objetivos más amplios. Para esto se requiere comunicación transparente y trabajo en equipo alineado.  

  • Seguimiento de objetivos. No solo es importante establecer y comunicar los objetivos, sino también darles un seguimiento. Esto es fundamental para conectar el trabajo diario con los objetivos más amplios y para ver el progreso de tu equipo a través del tiempo. 

Alcanza tus metas estratégicas con Asana

Habilidad nro. 7: Desarrollo personal

El desarrollo personal es fundamental para todos los miembros del equipo, pero, en particular, para los líderes. Para desarrollar el conocimiento de tu equipo, primero debes desarrollar el tuyo propio.

Esto significa tomarte el tiempo para asistir a talleres, realizar cursos y conectarte con los expertos de la industria. Todo esto te ayudará a desarrollar tus habilidades de gestión.

Al seguir desarrollando tus habilidades, puedes animar a tu equipo a que hagan lo mismo. Y esto no solo implica el desarrollo profesional individual, sino también el crecimiento para el bien de la empresa. 

Lee: La diferencia entre las habilidades duras y las blandas: Ejemplos de 14 miembros del equipo de Asana

Ejemplos de autogestión

Analizar ejemplos de autogestión en el lugar de trabajo puede ayudarte a entender las habilidades que necesitas para desarrollar y llevar a la práctica una autogestión saludable.

Estos ejemplos de autogestión implican mejorar la forma en la que te ves a ti mismo para desarrollar una sólida autoestima, y te ayudarán a comprender mejor cómo puedes impulsarte a ti mismo a ser un mejor líder en el lugar de trabajo:

Ejemplo nro. 1: Establecer objetivos y alinearlos al panorama general. 

El equipo liderado por Daniela Vargas quiere aumentar los clientes frecuentes en un 10 % este año para cumplir con los objetivos de crecimiento de la organización. Para empezar, ella escribe un caso de negocios y programa una reunión con el director de operaciones y desarrollo de productos. Durante esa reunión, Daniela les cuenta a los líderes de departamentos su plan para renovar una línea de productos existente que no tuvo un buen desempeño en el pasado. Los líderes están de acuerdo con el plan y Daniela comienza a trabajar para desarrollar una estructura de desglose del trabajo

Ejemplo nro. 2: Manejo del estrés y asignación de tiempos.

Ray Brooks empieza su día revisando su lista diaria de tareas pendientes. Nota que tiene algunas tareas que deben finalizarse y una tarea atrasada que no pudo terminar ayer. También recibe una invitación a una reunión para un nuevo proyecto marcado como de alta prioridad. En lugar de sentirse abrumado y frustrado con las tareas que tiene a cargo, Ray comienza a trabajar para reorganizar su cronograma. Resignado, Ray se da cuenta de que no puede terminar todo el trabajo ese día. Para obtener los mejores resultados, prioriza la reunión del nuevo proyecto porque es de alta prioridad. Luego, pasa el resto del día ocupándose de sus tareas con mayor prioridad y, a la vez, mantiene la calidad de su trabajo. En lugar de trabajar toda la noche, algo que Ray sabe que lo estresará y le hará perder tiempo con su familia, decide que las tareas menos importantes deberán esperar hasta el día siguiente. 

En ambas situaciones, los líderes tomaron decisiones racionales en función de lo que era mejor para ellos mismos y para sus equipos. Rápidamente tomaron decisiones inteligentes teniendo en cuenta su propio bienestar para obtener buenos resultados. ​

Lee: Cómo liderar con el ejemplo, según un líder de Asana

Gestiona tu comportamiento y tus emociones

Gestionar tus pensamientos y tu comportamiento de una forma productiva puede ayudarte a mejorar tus habilidades de autogestión y a convertirte en un excelente líder.

Al optimizar tus sistemas de organización individual, como los procesos de trabajo de gestión del tiempo y las formas de superar el estrés, puedes estar seguro de que estás siendo el mejor líder que puedes ser.

Descubre otras formas de respaldar a tu equipo con el software de gestión del trabajo. Desde una mayor productividad hasta la visibilidad de tu equipo, gestionar tu trabajo de manera efectiva no tiene que ser un desafío. 

Prueba un software de gestión del trabajo

Recursos relacionados

Artículo

Boost productivity and clarity with work schedules