Cómo hacer críticas constructivas y cómo recibirlas

Foto del colaborador - Julia MartinsJulia Martins4 de enero de 202110 min de lectura
facebooktwitterlinkedin
Imagen del banner del artículo sobre cómo hacer críticas constructivas y cómo recibirlas

¿Qué pensarías si te dijéramos que no eres perfecto?

Obviamente, eso ya lo sabes, pero igual te molesta oírlo. Las críticas de cualquier tipo pueden ser difíciles de aceptar, especialmente cuando se trata de algo a lo que dedicaste tiempo y esfuerzo. Por naturaleza, todos queremos hacer un buen trabajo. Pero la crítica es tan importante como el elogio, e incluso puede ser más importante. Los comentarios buenos y constructivos pueden ayudarte a mejorar y guiarte hacia nuevos horizontes que de otro modo no alcanzarías.

Eso no quiere decir que brindar y recibir críticas constructivas sea fácil. Pero cuando sabes cómo aceptar las críticas, te conviertes en un mejor empleado, amigo y miembro del equipo. En este artículo, hablaremos de todo lo que necesitas saber sobre la crítica constructiva, incluido cómo identificar, brindar y recibir críticas constructivas.

¿Qué es la crítica constructiva?

Antes de profundizar en el tema de cómo brindar y recibir críticas constructivas, primero debemos entender qué son. La crítica constructiva se centra en proporcionar comentarios constructivos, respaldados por ejemplos específicos, para ayudarte a mejorar en algún área. La crítica constructiva debe ofrecerse de manera respetuosa y con buenas intenciones. Lo ideal es que la persona que ofrece una crítica constructiva también esté preparada para ayudar a pensar en posibles soluciones y en los pasos subsiguientes para que sirvan como una herramienta valiosa en el proceso de crecimiento.

Es importante señalar que la crítica constructiva no es crítica negativa, ni debe interpretarse de esa manera. Aunque la crítica constructiva no siempre será positiva, debe centrarse en ayudar a alguien a mejorar y no en degradarlo.

Crítica constructiva vs. crítica destructiva

Puedes toparte con comentarios que dicen ser críticas constructivas, pero en realidad son solo comentarios negativos encubiertos. Este tipo de comentarios son los que se denominan críticas destructivas. A diferencia de la crítica constructiva, la crítica destructiva son comentarios que no te ayudan a mejorar ni a convertirte en una mejor persona, empleado o amigo. En cambio, la crítica destructiva tiene las siguientes características:

  • Funciona como un ataque a nivel personal

  • Se formula de manera que daña la autoestima de la persona

  • Es pública

  • No es específica ni se puede llevar a la práctica

  • Es hipercrítica o innecesariamente quisquillosa

Si te encuentras ante una crítica destructiva, no temas en hacer que se detenga o pedir ayuda a un mentor. Dependiendo de la situación, tú, un mentor o el departamento de Recursos Humanos de tu empresa pueden ayudar a abordar la situación.

Lee: La mejor estrategia para resolución de conflictos que deberías usar

Los beneficios de la crítica constructiva

Incluso si das el consejo perfecto, sigue siendo difícil tanto brindar como recibir críticas constructivas. Pero no evites este tipo de comentarios solo porque sea una situación difícil. De hecho, la crítica constructiva puede ayudarte a ti y a la persona a la que estás brindando comentarios a crecer, tanto a nivel personal como profesional.

Los comentarios honestos y críticos pueden fortalecer tu vínculo en lugar de degradarlo.

Al poner en práctica la crítica constructiva, estás creando una atmósfera de franqueza y confianza. No todas las conversaciones que tengas con tu equipo serán fáciles, pero las conversaciones difíciles son una parte importante del desarrollo de un equipo colaborativo.

En Asana, los comentarios de todo tipo son una parte muy importante de nuestra cultura. Cada uno de nuestros empleados realiza la capacitación del Grupo de liderazgo consciente, por lo que están mejor preparados para brindarse comentarios mutuamente de manera constructiva. También hemos centrado los valores de la empresa en torno a la conciencia plena, a ser auténticos y a delegar y asumir responsabilidades. Cuando algo sale mal, usamos la técnica de los cinco “Por qué” para descubrir la causa raíz.

Cada empresa tendrá sus propios valores y prácticas. Pero abrir la puerta a conversaciones constructivas y honestas puede ayudarte a romper las barreras de la confianza y desarrollar una conexión más cercana con los miembros de tu equipo y los colaboradores. Si estás listo para intentarlo, descubre a continuación cómo hacerlo:

11 consejos para brindar críticas constructivas

Cualquiera puede hacer una crítica constructiva, pero para hacerlo, es importante abordar la sesión de comentarios de la manera correcta. Si nunca antes has practicado la crítica constructiva, prueba estos 11 consejos sobre qué hacer y qué no hacer para que tus comentarios sean útiles, constructivos y amigables.

1. Qué hacer: Usar declaraciones en primera persona

Las declaraciones en primera persona son una forma de expresar tu opinión centrándote en la situación, en lugar de la persona de quien estés hablando. Las declaraciones en primera persona comienzan con “Me parece que...” o “Creo que...” en lugar de “Tú dijiste...” o “Tú hiciste...”.

Con una declaración en primera persona, puedes hacer que los comentarios se sientan menos como un ataque a la persona al centrarlos en tu experiencia. Al comenzar cada oración con lo que tú sientes o piensas, estás aclarando constantemente que estás compartiendo tus pensamientos y opiniones, en lugar de hechos objetivos. Esto puede ayudar a reducir la actitud defensiva que a menudo acompaña a cualquier tipo de crítica y hacer que toda la sesión de comentarios sea más productiva.

Ejemplo de una declaración en primera persona

“Creo que podrías usar más imágenes en tus diapositivas. A veces, tengo que dedicar tiempo a leer el texto de la página y eso me distrae. ¿Qué pasaría si, en cambio, solamente incluyes los temas principales en cada diapositiva?”.

2. Qué no hacer: Usar el método sándwich

Es probable que ya hayas oído hablar del método sándwich (a veces llamado “sándwich de comentarios”), esta es posiblemente la estrategia de crítica más conocida. En el método sándwich, comienzas con un comentario positivo, mencionas una crítica constructiva y luego terminas con otro comentario positivo.

A pesar de su popularidad, el método sándwich no es una forma efectiva de comunicar críticas útiles y constructivas. Debido a que estás ubicando las críticas constructivas entre las otras observaciones positivas, hay pocas oportunidades de hacer que tus comentarios se puedan llevar a la práctica o de pensar en los pasos subsiguientes. En cambio, dedica tu tiempo a hacer que tus comentarios sean lo más específicos y útiles posible, sin importar cuántos comentarios tengas que dar.

3. Qué hacer: Brindar comentarios que se puedan llevar a la práctica

El objetivo de brindar comentarios constructivos es darle a la persona algo en lo que pueda trabajar. Además de señalar lo que se podría mejorar, una buena crítica constructiva incluye ideas y los pasos siguientes que la persona puede poner en práctica para desarrollar aún más sus habilidades. Cuando brindes tus comentarios, asegúrate de aclarar que estás abierto a seguir conversando o a tener una lluvia de ideas si eso sería útil para la persona a la que le estás brindando comentarios.

Si tus comentarios no se pueden llevar a la práctica, no los hagas o espera hasta que tengas algo que sí se pueda llevar a la práctica antes de expresárselo a la persona. Si no incluyes consejos prácticos, tus comentarios se acercan peligrosamente a la crítica destructiva, en lugar de ser una ayuda constructiva.

Ejemplo de crítica constructiva que se puede llevar a la práctica

“Me gustó mucho la idea que compartiste durante la reunión de la campaña de marketing. Sin embargo, creo que la razón por la que no consiguió toda la aceptación que podría haber obtenido fue porque no la vinculaste al proceso. En tu lugar, traería algunos ejemplos relevantes para respaldar el plan”.

4. Qué no hacer: Compartir tus comentarios públicamente

Incluso la crítica mejor formulada puede ser difícil de aceptar, especialmente si la persona a la que le estás haciendo los comentarios dedicó mucho tiempo y esfuerzo a su trabajo. Para que los comentarios sean constructivos y útiles, debes comenzar un diálogo sobre cómo puede mejorar la persona.

Este tipo de diálogo no se puede dar si compartes tus comentarios públicamente. En lugar de generar una conversación, la persona puede sentirse abochornada, avergonzada o atacada a nivel personal. Puede llegar a responder poniéndose a la defensiva o simplemente seguir adelante sin internalizar los comentarios. Asegúrate de tomarte el tiempo para sentarte y charlar, a fin de tener la conversación más productiva que sea posible. Puedes programar un momento para brindar críticas constructivas o utilizar una reunión individual que se haya programado de forma regular para hacerlo.

5. Qué hacer: Incluir comentarios positivos cuando sea apropiado

El hecho de que el método sándwich no sea la mejor manera de proporcionar comentarios no significa que no debas brindar comentarios positivos. La crítica constructiva no debería incluir solo comentarios negativos. Decirle a alguien lo que ha hecho bien es igualmente útil. De esa manera, la persona puede dedicar tiempo a perfeccionar sus fortalezas, además de fortalecer sus debilidades.

Ejemplo de crítica constructiva positiva

“El trabajo que realizaste la semana pasada fue realmente innovador. Valoro la manera en que abordaste los comentarios de los clientes desde un nuevo ángulo; siento que encontraste una solución en la que quizás no habíamos pensado”.

6. Qué no hacer: Forzar la positividad

Dicho esto, así como es conveniente evitar el método sándwich, también debes evitar la positividad forzada. El objetivo de los comentarios constructivos no es darle cumplidos sin sentido a la persona, sino ayudarla a avanzar y mejorar.

No importa qué tipo de comentarios estés haciendo, asegúrate de pensarlo detenidamente y de estar convencido de lo que dices. Los comentarios poco sinceros pueden resultar inútiles y dificultar las futuras sesiones de comentarios.

7. Qué hacer: Hacerlo en forma de conversación

La crítica constructiva no es valiosa a menos que exista el factor de ida y vuelta. Parte de la razón para el uso de las declaraciones en primera persona es proporcionar comentarios desde tu perspectiva. Sin embargo, la persona a la que le estás haciendo los comentarios podría tener un punto de vista diferente. Dale tiempo para hacer preguntas sobre por qué te sientes así y sobre cómo puede mejorar en función de tus comentarios. Ten en cuenta que los mejores comentarios son colaborativos, no prescriptivos.

Ejemplo de cómo convertir los comentarios constructivos en una conversación

“Siento que tu enfoque durante el último proyecto estaba un poco desviado. ¿Qué piensas? ¿Hay algo que no tengas claro con respecto a nuestro enfoque para este proyecto?”.

8. Qué no hacer: Intentar “sorprender” con comentarios

Hacer comentarios puede resultar incómodo. A veces, hacerle saber a la persona que deseas brindarle algunos comentarios puede resultar incómodo o desagradable; ¿qué pasa si ya viene a la conversación con una actitud defensiva o tiene preguntas adicionales para hacerte?

Aunque las sesiones de comentarios pueden ser incómodas, intentar “sorprender” a alguien con comentarios puede convertir un momento de posible crecimiento en una experiencia negativa. Si tus comentarios son inesperados, pueden resultar frustrantes, abrumadores y hacer que la persona se sienta atacada a nivel personal. En cambio, asegúrate de informarle a la persona que esta será una sesión de comentarios.

9. Qué hacer: Hacer comentarios de manera oportuna

La crítica constructiva es útil si se brinda relativamente pronto después de ocurrida la acción. De esa manera, el escenario está fresco en las mentes de ambas partes. Si esperas demasiado, tus comentarios pueden ser menos relevantes, lo que los hace menos útiles. Intenta brindar comentarios dentro de los 2 a 7 días posteriores a la situación.

Ejemplo de comentarios oportunos

“Quería dar seguimiento a la presentación que diste a los ejecutivos el jueves pasado. Me pareció que tus diapositivas fueron muy claras, pero me hubiera gustado tener más tiempo para preguntas y respuestas. Quizás, la próxima vez, podrías enviar algún material de lectura previa para omitir las primeras diapositivas”.

10. Qué no hacer: Brindar comentarios sin pensarlo bien

A pesar de que es conveniente hacer comentarios de manera oportuna, no es recomendable hacerlos inmediatamente sin pensarlo. Incluso si tuviste un momento de iluminación sobre cómo esta persona podría mejorar, espera al menos un día para asegurarte de que estos comentarios deben expresarse y de que puedes hacerlo de una manera constructiva y positiva. Antes de programar tu sesión de comentarios, pregúntate:

  • ¿Estos comentarios realmente lo ayudarán a mejorar?

  • ¿Necesita escuchar estos comentarios?

  • ¿Estoy preparado para ayudarle a pensar de qué manera podría mejorar?

  • ¿Cuáles son los pasos subsiguientes que puede dar la persona, si los hubiere?

11. Qué hacer: Mantener un tono y un lenguaje corporal amigables

En última instancia, estás proporcionando comentarios para ayudar a una persona a mejorar. Incluso si fueran comentarios difíciles de dar, asegúrate de mantener un lenguaje corporal positivo y un tono suave.

Es posible que al principio no te sientas cómodo dando críticas constructivas, así que considera practicar lo que vas a decir y cómo lo vas a decir. Presta especial atención a tu tono de voz y asegúrate de no fruncir el ceño, tener una mirada desafiante o cruzar los brazos. Incluso si no estuvieres realmente frustrado, estas señales pueden aumentar la actitud defensiva de la persona y llevar a una sesión de comentarios improductiva. Si estás brindando comentarios de forma remota, asegúrate de encender el video para la llamada.

6 pasos para recibir críticas constructivas

Has practicado cómo brindar críticas constructivas, pero ¿qué me dices de recibir comentarios en lugar de hacerlos? Aceptar críticas constructivas sin ponerte a la defensiva puede ser realmente difícil. Aunque conceptualmente sabes que la persona te está brindando los comentarios para ayudarte, está en nuestra naturaleza sentirnos un poco a la defensiva cuando recibimos críticas, aunque sean útiles.

Con suerte, la persona te ha dicho con anticipación que recibirás comentarios. Cuando sabes que alguien tiene comentarios constructivos para brindarte, puedes prepararte y asegurarte de que no te agarre desprevenido.

Incluso si recibes críticas constructivas espontáneas, siempre y cuando no sean críticas destructivas, prueba estos seis pasos para convertirte en un profesional en recibir críticas:

  1. Evita reaccionar de forma inmediata. Los comentarios pueden activar nuestra reacción de lucha o huida y convertir una sesión, que en teoría puede ser útil, en un desafío lleno de adrenalina. Antes de responder, respira profundamente y resiste la tentación de reaccionar, responder o discutir.

  2. Si es necesario, recuerda que la crítica constructiva puede ayudarte a mejorar. Incluso si no sabías que ibas a recibir estos comentarios, trata de recordar que esta crítica constructiva se ofrece para tu beneficio.

  3. Escucha para entender, no para responder. Cuando alguien te esté haciendo una crítica constructiva, escucha sin formular una respuesta o una respuesta defensiva a los comentarios. Ten en cuenta que la persona te brinda los comentarios para tratar de ayudarte y trata de escuchar con una mente abierta.

  4. Conecta los comentarios a tu rol, no a tu persona. Los comentarios se sienten como un ataque personal porque creemos que nos están criticando. Pero en un entorno de empresa, la crítica constructiva generalmente se basa en tu rol. Los buenos comentarios pueden ayudarte a mejorar en tu trabajo y, a menudo, no son tan personales como parece.

  5. Agradece a la persona que te hizo los comentarios. Hacer comentarios constructivos es difícil. Agradece a la persona por su energía y esfuerzo para ayudarte a mejorar.

  6. Haz preguntas, pero no cuestiones los comentarios. Aunque no debes cuestionar ni refutar los comentarios, está bien hacer preguntas y pensar en cómo puedes mejorar. Si no estás listo para hacer preguntas inmediatamente después de recibir comentarios críticos, no hay ningún problema. Programa una reunión de seguimiento para conversar más sobre cómo puedes mejorar.

Los comentarios constructivos construyen equipos colaborativos

Cuando se hace bien, la crítica eficaz puede allanar el camino para un equipo colaborativo más saludable. Eso es porque los equipos colaborativos son abiertos y honestos entre sí, y no temen hablar de cosas reales. Con solo leer esto, estás en el camino a ser más colaborativo y trabajar en equipo de manera más efectiva.

Para continuar desarrollando tus habilidades de trabajo en equipo, lee nuestro artículo sobre colaboración en equipo.

Recursos relacionados

Artículo

Collaboration in the workplace: 11 ways to boost your team’s performance