29 técnicas de lluvia de ideas: formas efectivas para estimular la creatividad

Imagen del colaborador - Equipo de AsanaTeam Asana21 de mayo de 202122 min de lectura
facebooktwitterlinkedin
Técnicas para lluvias de ideas creativas

Las ideas brillantes no llegan fácilmente en un abrir y cerrar de ojos. 

Cuando la responsabilidad de idear una solución recae en una sola persona, puede demandar mucho tiempo y causar mucho estrés. Pero cuando se trata de un grupo de personas el que tiene la tarea de resolver un problema, las ideas pueden entrar en conflicto. Y mejor ni hablemos de los métodos que aplica cada uno para incentivar su locura creativa, lo que dificulta aún más que todo avance sobre ruedas y en la misma dirección.

Aquí es donde entran en juego las técnicas para lluvias de ideas. Estas técnicas aportan una estructura para las sesiones de lluvias de ideas, incentivan la creatividad de los participantes y garantizan que las ideas se vuelvan realidad. Afortunadamente, hay muchas técnicas de lluvias de ideas para elegir.

Considera utilizar los siguientes métodos y, tal vez, también una plantilla para lluvias de ideas en equipo para la próxima sesión programada o para cuando surja la inspiración. A veces las ideas más brillantes llegan como un rayo de luz en la oscuridad.

Conceptos básicos sobre lluvias de ideas: Cómo llevar a cabo una lluvia de ideas

¿Qué son las lluvias de ideas? Según su definición, es una práctica llevada a cabo por una persona o equipo para resolver un problema o generar ideas nuevas, a fin de mejorar un producto, una organización o una estrategia.

Independientemente del método que prefieras, la mayoría de las técnicas para lluvias de ideas incluyen los siguientes tres pasos:

  1. Captura de ideas

  2. Análisis y crítica de las ideas

  3. Elección de las ideas a poner en práctica

Todas las técnicas para lluvias de ideas incluyen los mismos ingredientes. Lo único que hace falta es una persona o un grupo de personas, un problema por resolver o una oportunidad por abordar, y tiempo.

Desafíos de las lluvias de ideas

La regla de oro para las sesiones de lluvias de ideas es “mejor cantidad que calidad”. Mientras más ideas tengas, más oportunidades habrá de que una valga realmente la pena. Este es el motivo por el que, particularmente en las sesiones de lluvias de ideas en grupo, hay que asegurarse de que todos los miembros del equipo dejen sus críticas a un lado y que todos sepan que no hay ideas malas, sino simplemente ideas.

Por supuesto que no todas las sesiones de lluvias de ideas resultan perfectas. A continuación, te mostramos algunos de los desafíos comunes a los que te puedes enfrentar en las lluvias de ideas:

  • Conversaciones desiguales, a veces porque quienes son extrovertidos se imponen en el debate.

  • El efecto anclaje, es decir, los participantes de la lluvia de ideas se aferran a unas pocas ideas iniciales que se han compartido y no avanzan con otras nuevas.

  • Los silencios incómodos, que siempre se producen cuando los participantes no están preparados. 

Es probable que ya hayas pasado por algunas de estas sesiones incómodas de lluvias de ideas. Afortunadamente, hay mucho de prueba y error, y también hay técnicas de lluvias de ideas poco ortodoxas o herramientas para resolver estos inconvenientes.

Técnicas analíticas para lluvias de ideas

Técnicas analíticas para lluvias de ideas

Las técnicas analíticas para lluvias de ideas pueden resultar muy útiles cuando debes observar una idea desde distintos ángulos o examinar un problema en profundidad. Considera la utilización de los siguientes métodos y herramientas con los que se pueden generar y calificar las ideas.

1. Starbursting (explosión de estrellas)  

Es una técnica visual para lluvias de ideas. La técnica de “starbursting” se debería usar una vez que el equipo o quienes participan en la lluvia de ideas ya están orientados hacia alguna idea en particular. Para iniciar la lluvia de ideas, coloca una idea en el centro de una pizarra y dibuja una estrella de seis puntas alrededor. En cada extremo habrá una pregunta:

  • ¿Quién?

  • ¿Qué?

  • ¿Cuándo?

  • ¿Dónde?

  • ¿Por qué?

  • ¿Cómo?

Analiza cada pregunta y en qué puede relacionarse con tu idea. Por ejemplo, “¿Quién querría comprar este producto?” o “¿Cuándo tendremos que tener el programa listo?”. Te ayudará a explorar escenarios posibles o a detectar obstáculos que se pueden presentar y que no habías considerado antes.

Adecuada para: Lluvias de ideas para grupos grandes y análisis profundos de ideas.

2. Los cinco “por qué”, conocido también como el análisis de los “por qué”

Al igual que la técnica starbursting, la técnica de los “por qué” para lluvia de ideas ayuda a evaluar la solidez de una idea. Desafíate a ti mismo y pregúntate los “por qué” de un tema o idea al menos cinco veces, analiza qué problemas salen a la luz y, lo que es más importante, piensa en cómo podrías resolverlos. Para organizar mejor los pensamientos, considera la posibilidad de tener un diagrama de flujo o de cola de pescado a mano para usar con esta técnica.

Adecuada para: Lluvia de ideas individual o grupal y análisis profundos de ideas.

3. Análisis FODA

Tal vez ya estés familiarizado con el análisis FODA, ya que está vinculado con la planificación estratégica. Te sorprendería saber que este concepto también se puede aplicar como un ejercicio de lluvia de ideas para calificar una idea en particular. ¿Cuál es el concepto? Debatir acerca de los siguientes aspectos del tema en cuestión para determinar si vale la pena o no implementarlo: 

  • Fortalezas: ¿Cómo se destaca la idea o qué ventaja ofrece frente a las de la competencia?

  • Debilidades: ¿Hay algún defecto en la idea que podría comprometer su puesta en práctica?

  • Oportunidades: ¿Qué más puedes capitalizar en función de esta idea?

  • Amenazas: ¿Qué problemas podrían surgir cuando se pusiera en práctica esta idea?

Adecuada para: Lluvia de ideas individual o grupal y análisis profundos de ideas.

4. La matriz “How Now Wow”  

La técnica “How Now Wow” para lluvias de ideas consiste en categorizar las ideas según la originalidad y la facilidad de su implementación. Una vez que se reúnen varias ideas, ya sea en forma individual o en equipo, se analiza si entran dentro del espectro de análisis de esta técnica:

  • Ideas “How” (cómo poner en práctica), son originales pero no se pueden implementar. 

  • Ideas “Now” (ahora), no son originales pero resulta fácil ponerlas en práctica en el momento.

  • Ideas “Wow” (sorprenden), son ideas que nunca antes se han pensado y que además son fáciles de implementar.

Por supuesto, que conviene tener la mayor cantidad de ideas “Wow” que sea posible, porque se pueden poner en práctica pero también porque pueden distinguirte de la competencia y romper con la monotonía de una empresa. Para organizar mejor las ideas, contempla la posibilidad de utilizar una matriz de cuatro cuadrados con la ponderación de la dificultad en el eje Y y de la innovación en el eje X.

Adecuada para: Lluvia de ideas individual o grupal y para captar soluciones que se puedan llevar a la práctica.

5. Análisis de los factores

Tal como lo indica el nombre, el análisis de los factores es una técnica para lluvias de ideas con la que se analizan los factores o las “causas” de un problema. Para usar esta técnica para lluvias de ideas, simplemente hay que preguntarse: “¿Qué causó [insertar el problema]?” y después, “¿Cuál es el motivo de [insertar la respuesta a la pregunta anterior]?”. Es similar al análisis de los “por qué”. Mientras más se profundice en el problema, mejor se habrá analizado y habrá mayor confianza para poner en práctica las soluciones a esos problemas. 

Adecuada para: Lluvia de ideas individual o grupal y análisis profundos de ideas.

6. Mapas mentales

Otra técnica visual para lluvias de ideas se centra en hacer mapas mentales con un efecto de anclaje, un desafío muy común en el que las personas que participan en la lluvia de ideas parten de ideas iniciales fijas, en vez de pensar ideas nuevas. Los mapas mentales se usan con una idea inicial que inspira otras posteriores.

Necesitarás una hoja de papel grande o una pizarra. Comienza por escribir el tema y después dibuja líneas que lo conecten con otras ideas relacionadas. En esencia, sirve para obtener una imagen general del tema en cuestión y de lo que podría afectar la puesta en práctica o incluso acelerarla.

Adecuada para: Lluvia de ideas individual o grupal y para quienes piensan mejor con material visual.

7. El análisis de las brechas

Cuando tienes dudas sobre cómo poner en práctica una idea, es cuando entra en juego la oportunidad de “cerrar la brecha”, para ocuparte de los obstáculos que se interponen en el camino. Comienza con una declaración de cuál es la situación actual y después, otra de a dónde quieres llegar. Por ejemplo, “Nuestra empresa fabrica relojes inteligentes, queremos ampliar nuestra línea de productos para incluir también los monitores de actividad física”.

Vale la pena ponerlo por escrito en una hoja grande o en una pizarra para que todas las personas que participen en la lluvia de ideas lo vean, tal vez con un diagrama de flujo o un mapa mental. Después, enumera los obstáculos que impiden llegar a donde se quiere ir y trabaja en las soluciones a cada uno de ellos. Para entonces, de la sesión de lluvia de ideas debería surgir un plan claro de cómo llegar a donde se quiere ir.

Adecuada para: Lluvia de ideas individual o grupal, para quienes piensan mejor con material visual y para perfeccionar soluciones que se pueden llevar a la práctica.

Técnicas para lluvias de ideas en silencio

Técnicas para lluvias de ideas en silencio

Es ideal para los negocios apremiados por el tiempo o para equipos con integrantes introvertidos. Estas técnicas de lluvias de ideas en silencio permiten que los participantes contribuyan con ideas a su propio tiempo y, por lo general, de manera anónima. Mira los siguientes métodos para que quedes deslumbrado con tanta creatividad, en particular para los equipos remotos con muchas reuniones virtuales.

8. Brainwriting, también conocida como escritura de ideas

Es una técnica no oral, presencial. Con el “brainwriting” se resuelve el problema que surge en las lluvias de ideas con conversaciones desiguales. En este caso, se requiere de la participación y el trabajo en equipo de todos los participantes de la lluvia de ideas. Al principio, cada uno escribe tres ideas relacionadas con el tema a tratar en tres papelitos por separado. Después, todos pasan sus ideas para la derecha o la izquierda, y quien está al lado trabaja con esas ideas, les agrega ítems y consideraciones.

Los papelitos se siguen pasando alrededor de la mesa hasta que hayan dado una vuelta completa. Entonces, el facilitador puede reunir todas las ideas, o los participantes pueden debatir sobre cada idea en voz alta para determinar cuál vale la pena implementar. Consejo profesional: limita esta técnica para lluvias de ideas a no más de 10 personas para no sentirte abrumado con tantas ideas ni apremiado por el tiempo del que dispones.

Adecuada para: Lluvia de ideas grupal y para equipos con miembros introvertidos.

9. Brainwriting colaborativo

Piensa en el “brainwriting colaborativo” como si se tratara de un grupo de vacas pastando en el campo, excepto por que los participantes pastarían las ideas a lo largo de toda una semana, de manera anónima, todo el tiempo anotando pensamientos o ideas. A menudo, los facilitadores de las lluvias de ideas, para iniciar la técnica, pegan una hoja grande de papel, notas adhesivas o comparten un documento en la nube para anotar las ideas que surjan.

Los miembros del equipo pueden usar esas ideas para elaborar algo más a su propio ritmo y aportar comentarios de manera anónima. Asegúrate de establecer plazos claros sobre cuándo cierra la lluvia de ideas para que todos tengan la oportunidad de hacer sus aportes.

Adecuada para: Lluvia de ideas individual. 

10. Red de cerebros, también conocida como lluvia de ideas en línea

Es excelente para trabajos remotos, la red de cerebros es, esencialmente, un lugar en el que el equipo puede volcar sus propias ideas; puede ser un canal de Slack, un documento de Google o una herramienta de gestión de proyectos.

Se espera que los participantes puedan agregar ideas cuando les surja la inspiración y que esa lista evolucione continuamente. Por supuesto que sería conveniente que el líder mantuviera al equipo al tanto de las fechas o vencimientos importantes en los casos en que se requirieran soluciones a algún problema en particular. También puede resultar conveniente organizar una reunión para hablar acerca de las ideas. Las identidades de quienes aporten ideas pueden mantenerse en el anonimato, incluso en la reunión. 

Adecuada para: Lluvia de ideas grupal, equipos con miembros introvertidos o equipos de trabajo remoto.

11. SCAMPER  

La técnica SCAMPER para lluvia de ideas invita a los participantes a mirar la idea desde diferentes ángulos y usa el acrónimo para inspirar cada uno de esos objetivos:

  • Sustituir: Piensa en qué pasaría si cambiaras una faceta de una solución por otra.

  • Combinar: Céntrate en lo que podría suceder si combinaras una faceta de una solución con otra.

  • Adaptar: Analiza cómo podrías adaptar una idea o solución a un nuevo contexto.

  • Modificar: Piensa en cómo podrías modificar una idea para que tenga un mayor impacto.

  • Proponer otro uso: Considera de qué otra forma podrías aprovechar la idea.

  • Eliminar: Determina qué podrías quitar de la idea o solución original para simplificarla.

  • Revertir con efectividad: Finalmente, evalúa cómo podrías reorganizar una idea para volverla lo más efectiva posible

Cuando uses esta técnica en una sesión en grupo de lluvia de ideas, tal vez te convenga usar plantillas para dar seguimiento a las respuestas o combinar el método SCAMPER con alguna sesión de brainwriting para animar a que los participantes evalúen sus ideas desde todos los ángulos posibles. 

Adecuada para: Lluvia de ideas individual o grupal y análisis profundos de ideas.

12. Lightning Decision Jam (LDJ)

También conocida como LDJ, para la técnica “Lightning Decision Jam” hay que disponer de entre 40 minutos y 1 hora para cumplirla en su totalidad. ¿Qué obtendrás al final? Resultados concretos y la aceptación de todo el equipo que haya participado en la lluvia de ideas.

Esta técnica para lluvias de ideas es excelente para mejorar la alineación en los equipos remotos. Todo empieza con escribir aspectos positivos sobre un tema o sobre lo que sí funciona con respecto a ese tema, después hay que escribir los aspectos negativos e identificar de qué habría que ocuparse más rápido. A continuación, siguen unos minutos para reformular los problemas como preguntas y finalmente, proponer una lluvia de soluciones a esos problemas.

Por último, el equipo usa una matriz con la que determina el alcance del impacto y cuánta dedicación se requiere para implementar las soluciones, y decide qué ideas valen la pena poner en práctica. Para una explicación más detallada acerca de cómo funciona la técnica LDJ, mira este video de la agencia de Diseño AJ&Smart, que son quienes crearon la técnica.

Adecuada para: Lluvia de ideas grupal, personal que trabaja remoto, plazos ajustados y para perfeccionar soluciones que se pueden llevar a la práctica.

13. La servilleta de ideas

Esta técnica es similar a la LDJ. La servilleta de ideas es, en definitiva, una plantilla para lluvia de ideas con la que se resumen temas amplios en soluciones concretas. Cómo funciona: cada participante tiene una “servilleta de ideas” donde empieza por escribir la idea y un discurso de presentación adecuado a esa idea.

La servilleta de ideas también incluye una columna para indicar a quién apunta la idea, es decir, a quién le resuelves el problema (clientes, compañeros de equipo, etc.) y una columna para anotar qué problemas soluciona. Los participantes pueden completar sus servilletas con anticipación o durante la sesión de lluvia de ideas. Se espera que cada uno las presente o comparta. Las ideas finales se incluirán en una matriz de esfuerzo e impacto para determinar cuáles valen la pena poner en práctica. 

Adecuada para: Lluvia de ideas grupal y para captar soluciones que se pueden llevar a la práctica.

Técnicas para lluvias de ideas con juegos de roles

Técnicas para lluvias de ideas con juegos de roles

¡Amantes del teatro, alégrense! Estas técnicas para lluvias de ideas con juego de roles en cierto sentido alientan a los participantes a ponerse en los zapatos de alguien más o a usar sombreros imaginarios —seis, en este caso— para abordar un problema o proponer ideas desde otra perspectiva. ¿Cuál es el beneficio? Cuando los participantes asumen una personalidad que no es la suya, las inhibiciones disminuyen ya que, técnicamente, no es su propio punto de vista el que queda expuesto.

14. Seis sombreros para pensar

Para esta técnica de lluvia de ideas se requiere un mínimo de seis participantes que usen un sombrero imaginario (de ahí, el nombre). El objetivo es intentar analizar una misma idea, pero desde un ángulo específico (cada sombrero representa una forma diferente de observar la realidad). Por ejemplo, un participante puede usar “el sombrero del impacto” y solamente preocuparle el impacto que tendrá la idea; otro pude usar “el sombrero de las limitaciones” y buscar solamente las restricciones que implica dicha idea. 

Puedes elegir qué ángulos son los más importantes para tu organización. Al final del debate en grupo, todo el equipo que participó de la lluvia de ideas debería poder dejar de usar esos sombreros imaginarios sintiéndose con confianza de que las ideas que se pondrán en práctica son las correctas.

Adecuada para: Lluvias de ideas grupal (de seis o más personas), equipos con miembros introvertidos y análisis profundos de ideas.

15. Lluvia de figuras

¿Alguna vez oíste la frase, “¿Qué harías si fueras...?”. Bueno, la premisa de esta técnica para lluvias de ideas se trata más o menos de eso, de asumir la identidad de una figura famosa o importante, puede ser algún líder o una celebridad, y ponerse en su lugar, pensar cómo lo harían ellos y cómo abordarían la idea. 

Esta técnica permite a los equipos abordar un mismo tema desde perspectivas diferentes. En el caso de las lluvias de ideas en grupo, alivia cualquier inquietud que los participantes puedan tener con respecto a que las ideas que expongan no sean buenas. Porque las ideas que expresan no son las suyas, sino que comparten las de alguien más. Así que, ¡vamos!, asígnate un cargo nuevo por una vez.

Adecuada para: Lluvia de ideas individual o grupal y para equipos con miembros extrovertidos.

16. Lluvia de roles  

La lluvia de roles es similar a la de figuras en que los participantes asumen diferentes personalidades para imaginar qué hacer con las ideas, pero tiene un giro teatral: los participantes actúan y representan a esas ideas. 

Por lo general, a los participantes se les pide que asuman el rol de una persona común que se vería afectada por la idea o solución en cuestión; puede ser un empleado, un cliente o alguna otra persona relacionada con el tema. Deben representar una situación que se podría presentar a partir de una idea y ayudar a descifrar qué problemas podrían surgir. Ten en cuenta esta técnica para trabajar con equipos con participantes extrovertidos.

Adecuada para: Lluvia de ideas grupal y equipos con miembros extrovertidos.

17. Lluvia de ideas inversa

La lluvia de ideas inversa se basa en generar un poquito de caos. Invita a que los participantes asuman una actitud disruptiva; primero al pensar posibles problemas que pudieran surgir y después, proponer soluciones. Para iniciar la sesión de lluvia de ideas, por lo general, un líder pregunta: “¿Cómo llegamos a [insertar problema]?”.

Una vez que el equipo ha enumerado las causas, tendrán una perspectiva nueva y diferente para hallar las soluciones a esos problemas.

Adecuada para: Lluvia de ideas grupal, para generación de ideas y resolución de problemas.

18. Pensamiento inverso

El pensamiento inverso es algo como una mezcla entre las técnicas de lluvia de figuras y de seis sombreros para pensar. Incentiva a los participantes a preguntarse, sencillamente: “¿Qué haría otra persona en esta situación?”. Entonces, los invita a pensar por qué la solución de esa persona funcionaría o no, y si la solución actual es realmente más efectiva. 

Adecuada para: Lluvia de ideas grupal, equipos con miembros extrovertidos y análisis profundos de ideas.

Técnicas para lluvias de ideas en grupo

Técnicas para lluvias de ideas en grupo

La mayoría de las técnicas para lluvias de ideas se pueden aplicar a grupos, pero estas específicas fomentan (y, en algunos casos, exigen) la participación de todos. Cuando estas técnicas se ejecutan correctamente, no solo se producen más ideas, sino que además se logra lo siguiente:

  • Se eleva la moral del equipo. Con estos juegos para lluvias de ideas relajadas se incentiva la participación a cada paso del proceso.

  • Se promueve el pensamiento creativo, en particular cuando los participantes tienen una cantidad específica de tiempo para preparar sus ideas y un criterio estructurado para resolver los problemas.

  • Se reúnen ideas más diversas, gracias a las perspectivas únicas de cada participante y a sus fortalezas personales.

En resumen, las técnicas para lluvias de ideas están orientadas a que las personas puedan reflexionar juntas.

19. El método de imágenes eidéticas

El método de imágenes eidéticas se basa en proyectar una intención. Al principio, todos los miembros del grupo cierran los ojos solamente para pensar en esa intención. Por ejemplo, si una empresa está por presentar el diseño de un reloj inteligente, el facilitador de la lluvia de ideas invitará a todos los participantes a cerrar los ojos e imaginar en silencio cómo son los relojes inteligentes hoy en día.

El grupo hablará sobre el tema y cerrará los ojos una vez más para imaginar en silencio algunas de las funciones nuevas que se podrían agregar al dispositivo. Después, abrirán todos los ojos y volverán a conversar sobre el tema; básicamente sumarán más posibilidades de mejora al producto. Esta técnica para lluvia de ideas es ideal para renovar o reelaborar un producto o solución.

Adecuada para: Quienes piensan mejor con material visual o quienes quieran reelaborar una idea.

20. Ideación rápida

Es excelente para los equipos que suelen distraerse o tienen dificultades para concentrarse durante las reuniones; la técnica de ideación rápida para lluvia de ideas incentiva a los participantes a reunir la mayor cantidad de ideas en el menor tiempo posible; y lo más importante es no tomarse todo tan en serio. Una de las formas de implementarla es pedirles a los participantes que compartan sus ideas en voz alta a un facilitador o que las escriban en un papel. Descubrirás que algunas ideas del mismo estilo se repetirán con frecuencia, lo que puede significar que son las que valen la pena poner en práctica.

Adecuada para: Equipos con miembros extrovertidos y plazos ajustados.

21. Lluvia de ideas “round-robin”

Para utilizar la técnica de lluvia de ideas “round-robin” debe haber una gran participación. Todos deben contribuir al menos con una idea antes de que el grupo entero pueda opinar o compartir una segunda idea.

Dado que el requisito ineludible es que todos deben compartir una idea, es mejor dar tiempo a los participantes para que preparen las ideas antes de cada sesión de lluvia de ideas “round-robin”. Esta técnica de lluvia de ideas es excelente para equipos con miembros introvertidos y también para grupos más grandes, ya que te aseguras de que todos podrán hacer su aporte. Además, la técnica de lluvia de ideas “round-robin” también favorece la noción de que no hay ideas malas, sino simplemente ideas. 

Adecuada para: Equipos con miembros introvertidos y desarrollo de ideas de sobra.

22. Lluvia de ideas en escaleras

Es ideal para grupos de tamaño mediano, de entre 5 y 15 personas. La técnica para lluvias de ideas en escaleras sirve para evitar que los que hablan más fuerte tengan mayor influencia sobre las ideas solamente por imposición. 

Te mostramos cómo funciona: el facilitador de la lluvia de ideas presenta un tema al grupo y después les pide a todos, excepto a dos participantes, que abandonen la sala. Los dos integrantes que quedan debaten acerca de las ideas durante unos minutos. Después se deja entrar a uno de los participantes que había quedado afuera y comparte lo que piensa con los dos que habían quedado, antes de que estos comuniquen sus ideas. 

Los participantes se vuelven a sumar de a uno a la sala. A medida que ingresan, comparten sus ideas antes de que el resto del grupo divulgue las suyas propias. El mecanismo se repite. Una vez que todo el grupo ha vuelto a la habitación, es hora de hablar acerca de las ideas que elaboraron juntos paso a paso. 

Adecuada para: Lluvia de ideas para equipos con miembros introvertidos, análisis profundos de ideas y para captar soluciones que se pueden llevar a la práctica.

23. Charrette

Para poner en práctica esta técnica, será conveniente que reserves algunas salas. La técnica “charette” para lluvia de ideas es útil para dividir un problema en partes más pequeñas y también para distribuir a los participantes en varios equipos, cada uno a cargo de abordar un problema.

Por ejemplo, podrías reservar tres salas, escribir un tema o problema en una pizarra y hacer que tres grupos de participantes entren a esas salas para escribir sus ideas. Después, cada grupo rota por las diferentes salas y hace sus aportes en función de los aportes que hizo el grupo anterior. Considéralo trabajo eficiente en equipo en su máxima expresión.

Adecuada para: Análisis profundos de ideas y para captar soluciones que se pueden llevar a la práctica.

Otras técnicas para lluvias de ideas

Si buscas más métodos poco convencionales para seguir avanzando solo o en equipo, analiza la posibilidad de incorporar algunas de las siguientes técnicas para lluvias de ideas a tu arsenal de maneras posibles de concebir ideas. 

24. Lluvia de ideas “Y si...”

La técnica “Y si...” para lluvias de ideas se usa mucho sobre la marcha. Es muy simple, consiste en arrojar tantas preguntas con “Y si...” como se nos ocurran en torno a un tema. Es similar a la técnica de ideación rápida. Por ejemplo, “¿Y si este problema se produjera en otro país?” o “Y si esto hubiese sucedido en el siglo XIX?”. 

Repasar los posibles escenarios puede ser muy útil para detectar obstáculos nuevos relacionados con el problema. Básicamente, la técnica “Y si...” para lluvias de ideas ayuda a que el equipo evalúe todas las posibilidades en torno a un tema.

Adecuada para: Lluvia de ideas individual o grupal, para quienes quieran reelaborar una idea y para análisis profundos.

25. Cambio de escenario 

No hay nada de novedoso en admitir que el entorno físico puede afectar al flujo de trabajo de un equipo e, incluso, la creatividad. Cuando la sesión se encuentre como en un callejón sin salida, analiza la posibilidad de encontrar otro lugar para trabajar, puede ser un parque, un café o puedes organizar una caminata.

Estar en un ambiente diferente puede ayudar a que surjan ideas nuevas e incluso distender a los participantes para que se sientan más abiertos a compartir ideas y a lograr cantidad, más que calidad.  

Adecuada para: Lluvia de ideas individual o grupal y para quienes quieran reelaborar una idea.

26. Elegir palabras al azar

Tal como lo indica el nombre, esta técnica para lluvias de ideas es un poco aleatoria. Empieza por colocar palabras en una gorra, después sácalas y conversen acerca de cómo se relacionan con el tema de la lluvia de ideas. Puede ser conveniente usar una plantilla para dar seguimiento a los pensamientos y las ideas nuevas que puedan surgir de las diferentes asociaciones.

Para organizar mejor los pensamientos, clasifica las palabras elegidas al azar en categorías y después vincula las asociaciones entre cada categoría y el tema de la lluvia de ideas.

Adecuada para: Lluvia de ideas grupal y para quienes quieran reelaborar una idea.

27. Guion gráfico

Resulta que los guiones gráficos no solo se usan en televisión o en las películas. También puedes utilizarlos como técnica para lluvia de ideas. Es decir, para ilustrar o delinear un problema y las posibles soluciones. Considéralo como otra forma de ponerte en los zapatos de alguien más, en particular de aquellos a quienes afecte la solución. También es una forma de visualizar cualquier obstáculo que se pueda interponer cuando implementes la solución. 

Adecuada para: Lluvia de ideas individual o grupal, para resolver problemas y para análisis profundos de ideas.

28. Los deseos

La técnica de los deseos es tan sencilla como suena: simplemente debes desear la solución que quieres generar. Piensa: “Deseo que nuestra empresa tenga huella de carbono cero” y después, piensa en todas las maneras posibles en que se podría lograr, incluso, en áreas que puedan parecer imposibles de abordar. Ayudará a descubrir obstáculos a los que se podrían enfrentar y tal vez, arrojar luz sobre lo que son capaces de superar. 

Adecuada para: Lluvia de ideas individual o grupal y para quienes quieran reelaborar una idea.

29. Los ocho locos

Los ocho locos es una técnica breve y divertida para lluvias de ideas. Con ella se logra gran cantidad de ideas ya que incita a pensar rápido. Los participantes usan una plantilla que tiene ocho recuadros y tienen solamente ocho minutos de reloj para esbozar las ocho ideas. Cuando termina el tiempo, el grupo debate acerca de las ideas. 

Si el grupo es grande, contempla la posibilidad de que cada participante se limite a aportar solamente tres ideas y dales más tiempo (seis minutos) para que las desarrollen con un poco más de detalles.

Adecuada para: Lluvia de ideas grupal, para quienes piensan mejor con material visual y para desarrollo de ideas de sobra.

8 consejos para tener una lluvia de ideas eficaz

Independientemente de si la técnica que usas es la adecuada para tu equipo o no, siempre ten en cuenta las siguientes mejores prácticas para lluvias de ideas efectivas. Por supuesto que todo parte de un facilitador y del tono que use para la sesión.

1. Deja tiempo para la preparación 

El facilitador de una lluvia de ideas no es el único de la sesión que necesita tiempo para prepararse para la reunión. También debería brindar a los demás participantes algo de contexto con antelación a la sesión. Algo como una agenda de reunión para avanzar en la dirección correcta durante la sesión de lluvia de ideas.

Al menos un día estaría dentro de lo normal, pero como mínimo entre dos y diez minutos también sería útil. Además, los facilitadores de las lluvias de ideas también deberían tener algunas ideas propias guardadas, listas para usar si se entra en algún bache o los participantes quedan en blanco en algún momento.

2. Deja en claro las intenciones

Mientras más contexto aportes a los participantes desde un principio, más fructíferas serán las ideas que puedan producir. Por ejemplo, explica claramente y en detalle qué tipos de ideas buscas. Si se deben poder poner en práctica rápido o si se busca algo totalmente innovador. Identifica los objetivos específicos que se quieren encarar.

Además, asegúrate de que los participantes sepan si tú o la organización están sujetos a ciertas limitaciones, como los presupuestos o cronogramas del proyecto, para que las ideas que se generen realmente se puedan poner en práctica.

3. Invita a compañeros de equipo nuevos a participar

Cuando los integrantes de las lluvias de ideas son siempre los mismos, pueden tender a sugerir las mismas ideas una y otra vez. Por este motivo, piensa en incluir a personas nuevas en la sesión, para cambiar la estructura habitual y aportar una perspectiva renovadora y, de ser posible, ideas nuevas que contribuyan a los temas de la sesión. Los invitados pueden ser colegas de otros departamentos, algún asesor externo o clientes en general o de un grupo de sondeo.

4. Promueve la inclusión

Todas las sesiones de lluvias de ideas deberían ser consideradas espacios confiables para compartir lo que a uno se le ocurra, sin importar lo poco convencionales que puedan ser esas ideas. Recuerda que no hay ideas malas, sino simplemente ideas; y que no hay que desestimar ninguna idea ni juzgarla por anticipado. Además, el facilitador debe garantizar que se tratará a todos los participantes por igual y que todos dispondrán de la misma cantidad de tiempo para hablar. Esto puede traducirse en que cada participante tenga un tiempo específico para hacer sus aportes y en que el facilitador esté atento a que nadie domine las conversaciones. Del mismo modo, todos los participantes deben estar abiertos a las ideas nuevas y demostrar curiosidad al respecto.

5. Piensa diferente

El pensamiento creativo comienza por no tomarnos todo tan en serio. Así como incentivas la inclusión, alienta a que se admitan imperfecciones y a pensar diferente. Hasta unas poquitas ideas absurdas es mejor que nada. Las técnicas para lluvias de ideas como la de los deseos pueden alentar a los miembros del equipo a que se abran y participen.

6. Potencia la creatividad con música

Del mismo modo en que el cambio de escenario puede inspirar ideas nuevas, hasta un poco de música de fondo puede incentivar la creatividad. Contempla la posibilidad de poner algo de música en tus sesiones de lluvias de ideas; y para obtener aún mejores resultados ten en cuenta lo siguiente:

  • Que sea música instrumental.

  • Que esté en una tonalidad mayor.

  • Que el compás y el volumen sean estables.

Escucha: la lista de reproducción de Asana en Spotify

7. Mezcla y combina diferentes técnicas de lluvias de ideas

Del mismo modo que no todas las técnicas para lluvias de ideas son adecuadas para todos los tamaños de grupos, tampoco lo son para todo tipo de sesiones. Prepárate para cambiar de técnica según a qué sea más receptivo el grupo de participantes y también en función de la cantidad de ideas con las que trabajen. 

8. Pon las ideas en práctica

Es excelente que se nos ocurran ideas brillantes. Pero no tienen demasiado sentido sino hasta que efectivamente las pones en práctica. Si bien algunas de las técnicas para lluvias de ideas ya incluyen el proceso de puesta en práctica, en otros casos tal vez convenga dar seguimiento a los participantes y usar plantillas para proyectos para trazar un plan para la implementación de las soluciones creativas. 

Recuerda, en las lluvias de ideas es más importante la cantidad que la calidad

Cuando se llevan a cabo correctamente, las sesiones de lluvias de ideas no se sienten como una obligación, sino como una oportunidad para crear algo juntos, en particular cuando la técnica utilizada es compatible con los distintos estilos de pensamiento y de expresión. 

Independientemente de que trabajes solo o en equipo, siempre habrá una satisfacción especial al ver cómo las ideas se materializan. Deja que fluyan las ideas creativas y después personaliza tu herramienta para gestión de flujos de trabajo a fin de transformar esas ideas en acciones concretas.

Recursos relacionados

Artículo

Self-management: 7 skills to become a better leader