Software de gestión de flujos de trabajo para equipos

Para que tu equipo siempre sepa quién hace qué y para cuándo.

¿Qué es la gestión del flujo de trabajo?

Un flujo de trabajo es el proceso que usas para hacer tu trabajo. Es un sistema que hace que el trabajo sea más eficiente y mantiene a todos informados. La gestión del flujo de trabajo consiste en crear y dar seguimiento a estos procesos. Asana es como una base de operaciones para todos tus flujos de trabajo: úsalo como una herramienta para crear flujos de trabajo y dar seguimiento al trabajo de tu equipo. A continuación se encuentran algunos ejemplos de flujos de trabajo comunes:

Calendarios editoriales

Da seguimiento a cada paso del proceso editorial en Asana, desde la planificación hasta la publicación.

Planes del producto

Hacer el plan de un producto en Asana es muy fácil y te permite priorizar tu trabajo, documentar un retraso, y mucho más.

Incorporación de nuevos empleados

Establece flujos de trabajo para dar seguimiento a tu proceso de incorporación, luego crea una plantilla para ahorrar incluso más tiempo.

Asana Product Screenshot

Usar Asana para gestionar flujos de trabajo

Personaliza los flujos de trabajo para que se ajusten a las necesidades de tu equipo y de tu empresa, de modo que todos realicen las tareas adecuadas en el momento adecuado.

Más información sobre Asana

Consejos para establecer una excelente gestión de flujos de trabajo

1. Decide cómo y cuándo comunicarte

Para asegurarse de que todos estén en la misma sintonía, define con anticipación pautas de comunicación, haz que la misión principal sea conocida por todos y alienta para que se realicen comentarios.

2. Optimiza las actividades que realizas con regularidad

Reflexiona sobre todos los lugares donde puedes ahorrar tiempo en el trabajo que repites constantemente. ¿Hay alguna manera de automatizar cualquiera de tus tareas?

3. Ten una base interna de conocimiento

Facilita a tus colaboradores el acceso a la información y los proyectos mediante la creación de una base de datos central de recursos.

4. Define desde el primer momento las responsabilidades y las expectativas

Asegúrate de plantearte estas tres preguntas para todos tus flujos de trabajo: ¿Cuáles son exactamente los elementos a entregar? ¿Quién es responsable de cada parte del trabajo? ¿Cuándo se debe entregar cada tarea?

5. Mantén tu flujo de trabajo simple y realiza ajustes

Evita crear un flujo de trabajo muy complicado. Para empezar, hazlo simple y verifica con regularidad si es necesario algún ajuste.

Conoce más sobre el Cronograma

6. Incluye un paso para definir objetivos en el flujo de trabajo de tu equipo

La definición de los objetivos ayuda a que los miembros de tu equipo entiendan cómo su trabajo es importante en relación con los objetivos de la empresa.

Los equipos que quieren resultados confían en Asana

Asana Product Screenshot

Asana se ha convertido en la piedra angular de la gestión de proyectos para el Centro de Servicios Compartidos. Ha permitido que nuestro pequeño equipo de seis personas migre servicios e implemente herramientas nuevas de forma efectiva y eficiente que impactan a nuestros 1500 empleados y demás usuarios en todo el mundo.

—Tamas Kadar, gerente de Desarrollo de Negocios, Air France KLM Group

Gestiona tus flujos de trabajo con Asana hoy mismo

Descubre por qué millones de personas usan Asana para hacer mejor su trabajo.