Gestión ágil de proyectos vs. gestión de proyectos en cascada: ¿cuál es la diferencia?

Foto del colaborador - Julia MartinsJulia Martins11 de octubre de 20215 min de lectura
facebooktwitterlinkedin
Imagen del banner del artículo: Gestión ágil de proyectos gestión de proyectos en cascada: ¿cuál es la diferencia?

Resumen

Cascada y Ágil son las dos metodologías de gestión de proyectos más comunes para los equipos de desarrollo de software. Pero ¿qué significan exactamente estas palabras? En este artículo, te contamos la diferencia entre las metodologías de gestión de proyectos Cascada y Ágil, y te explicamos cómo puedes usar las herramientas de gestión de proyectos para implementar ambos marcos de forma eficaz.

Cascada y ágil: ¿qué tienen que ver estas dos palabras con la gestión de proyectos?

Aunque tal vez no lo parezca, Cascada y Ágil son dos de las metodologías de gestión de proyectos más populares. Estos marcos suelen ser usados por los equipos de desarrollo para entregar con éxito sus proyectos de desarrollo de software, aunque también pueden implementarse en otras áreas.

Si bien ambas metodologías son fáciles de aprender, cada una tiene sus ventajas y desventajas. La metodología más adecuada para tu equipo depende principalmente de los tipos de proyectos que estén ejecutando. Antes de implementar uno de estos enfoques, descubre cuál es la diferencia entre el desarrollo en cascada y la gestión de proyectos ágil y así podrás decidir cuál es el más adecuado para ti.

¿Qué es la gestión de proyectos en cascada?

El modelo de cascada divide cada proyecto en varias fases y las mismas se completan en orden secuencial. Cada fase comienza recién cuando la anterior ha terminado por completo. Por lo general, cada etapa termina en un logro del proyecto que indica que se puede comenzar con la siguiente etapa.

Las fases específicas del proceso de desarrollo de software en cascada dependen exclusivamente de lo que está creando tu equipo, aunque generalmente tienen el siguiente orden:

  1. Fase de requisitos, a veces se divide en una fase de análisis adicional

  2. Fase de diseño del sistema

  3. Fase de implementación, también conocida como fase de desarrollo o fase de codificación según el tipo de proyecto

  4. Fase de pruebas

  5. Fase de desarrollo o de operaciones

  6. Fase de mantenimiento

Lee: Todo lo que necesitas saber acerca de la gestión de proyectos en cascada

Cómo funciona la metodología de gestión en cascada

Este método se llama cascada porque los proyectos parecen caer de una fase del proyecto a la siguiente en cascada.

Metodología de gestión de proyectos en cascada

La implementación de esta metodología de gestión de proyectos requiere mucha planificación y preparación previa. Una parte muy importante de este modelo consiste en crear un plan de proyecto sólido para que tu equipo comprenda claramente los requisitos y límites del proyecto, antes de comenzar a trabajar. Esto se debe a que una vez que se pone en marcha un proyecto en cascada, queda muy poco margen para los cambios, adaptaciones o errores.

Con una buena planificación y con flujos de trabajo claros y predecibles puedes lograr con éxito tu producto final. Esta metodología de proyecto es excelente para una adecuada gestión del tiempo y para dar seguimiento al progreso del trabajo, aunque es menos flexible que otros modelos.

¿Qué es la gestión ágil de proyectos?

La gestión ágil de proyectos es una metodología iterativa en la que el trabajo se completa en sprints cortos de dos semanas. Al adoptar un enfoque flexible y entregas continuas, el método ágil se adapta mejor a los cambios inesperados del proyecto. Sin embargo, es más probable que el proyecto sufra una corrupción en el alcance.

La metodología ágil se desarrolló como una alternativa a la gestión tradicional de proyectos en cascada. Cuando el desarrollo de software se hizo más importante a principios de la década de 2000, los desarrolladores se vieron en la necesidad de implementar un enfoque iterativo para la creación de prototipos y la gestión de proyectos. Así fue que nació el desarrollo ágil de software.

Prueba la gestión ágil de proyectos con Asana

¿Qué es Scrum?

Scrum es una derivación de la metodología ágil que tiene sus propias reglas y procesos. Esta metodología introduce el rol de Scrum master, una persona encargada de supervisar los sprints de Scrum y mantener al equipo encaminado.

Lee: ¿Scrum es algo nuevo para ti? Qué es y por qué funciona tan bien

¿Qué es Kanban?

Kanban es otra derivación del marco ágil. Este método se implementa a través de herramientas de tablero Kanban, que permiten a los equipos visualizar la capacidad de cada miembro y equilibrarla con la demanda de trabajo.

[Vista de Tablero] Tablero Kanban de un sprint de ingeniería para Scrum en AsanaCrea tableros Kanban con Asana

Cómo funciona la metodología ágil

La gestión ágil de proyectos se basa en la gestión iterativa de los trabajos pendientes, los sprints, los análisis retrospectivos, las iteraciones y más sprints. Cada sprint de la metodología ágil suele durar dos semanas.

  • Primero, el encargado del producto organiza el trabajo pendiente del producto en un software de gestión de proyectos. El trabajo pendiente del producto es la lista de todos los trabajos que deben realizar durante un sprint.

  • Antes de cada sprint, todo el equipo del proyecto participa en la planificación del sprint para seleccionar el trabajo más importante a realizar durante un período de dos semanas.

  • Durante el sprint, los equipos ágiles tienen reuniones diarias de actualización de 15 minutos, para discutir los obstáculos y las acciones pendientes.

  • Una vez que finaliza el sprint, los miembros del equipo se reúnen para realizar un análisis retrospectivo y evaluar qué salió bien y qué podría haber salido mejor. 

Leer: La guía para principiantes sobre metodologías ágiles

Ventajas y desventajas de cada metodología

Ahora que comprendes los conceptos básicos de cada metodología, analicemos sus ventajas y desventajas.

Ventajas de la gestión de proyectos en cascada

  • Planificación clara del trabajo antes de empezar un proyecto.

  • Se evita la corrupción en el alcance.

  • Fácil seguimiento del progreso en cada fase del proyecto.

  • Las entregas se definen al principio del proceso de desarrollo del proyecto.

  • Los clientes solo deben participar en las fases de iniciación y de control de calidad.

  • Se centra en la entrega de los proyectos.

  • Los miembros del equipo pueden trabajar en varios proyectos ya que no necesitan estar dedicados exclusivamente a una iniciativa.

  • Facilita la gestión de las dependencias.

  • Es más efectivo para gestionar proyectos interdisciplinario.

Desventajas del modelo de gestión en cascada

  • No es flexible.

  • Es muy difícil realizar cambios en las fases previas.

  • Es posible que en cada fase del proyecto participen diferentes miembros del equipo. Por lo tanto, si no hay una documentación clara se puede perder información relevante.

  • El control de calidad se realiza en una fase tardía, lo que puede provocar errores inesperados.

  • No es la metodología adecuada para proyectos grandes con entregas poco predecibles.

  • Sin una planificación minuciosa, aumentan los riesgos del proyecto.

  • La poca participación del cliente puede disminuir significativamente el nivel de satisfacción.

Ventajas de la metodología de gestión ágil

  • Se adapta a los cambios inesperados.

  • Se centra en el cliente.

  • Las pruebas se realizan al mismo tiempo que el desarrollo del producto, lo que permite al equipo detectar fácilmente los errores y corregirlos rápidamente.

  • Se pone un gran énfasis en el trabajo en equipo y la participación de todos los miembros, lo que aumenta la motivación intrínseca.

  • Participación más directa de los miembros del equipo, quienes suelen comunicarse a diario.

  • Se centra en la satisfacción del cliente.

Desventajas de la gestión ágil de proyectos

  • Mayor probabilidad de que se produzca una corrupción en el alcance.

  • Algunos clientes no tienen el tiempo o la disponibilidad necesaria para dedicar al proyecto.

  • Los miembros del equipo se centran exclusivamente en el proceso de sprint de la metodología ágil y no pueden trabajar en otras iniciativas.

  • El presupuesto del proyecto no suele estar bien definido y a menudo se excede.

  • No es adecuado para equipos virtuales.

¿Cuándo conviene usar cada una de estas metodologías?

Si bien la mayoría de los equipos pueden beneficiarse de alguna manera de ambas metodologías, compartimos a continuación un análisis para ayudarte a decidir cuál es la más indicada para ti:

Usa la metodología de cascada en los siguientes casos:

  • Estás trabajando en un proyecto con un orden secuencial donde cada fase puede comenzar únicamente cuando la anterior haya terminado por completo.

  • Quieres aumentar los controles para evitar una corrupción en el alcance.

  • Valoras una planificación clara y eficaz.

  • Quieres visualizar y comprender todo el ciclo de desarrollo antes de comenzar el proyecto.

  • Priorizas la funcionalidad por sobre la entrega rápida.

Prueba la metodología ágil en los siguientes casos:

  • Quieres usar un proceso más iterativo.

  • Quieres lograr resultados rápidamente, incluso si eso significa mejorarlos más adelante.

  • Tu equipo avanza rápido. 

  • Tu equipo valora la adaptabilidad sobre la predictibilidad.

  • Tus clientes quieren ser participantes activos.

Mejora la gestión de proyectos con Asana

Independientemente de que implementes un enfoque en cascada o ágil, asegúrate de dar seguimiento a tu trabajo en una herramienta centralizada. Si los miembros del equipo tienen una idea clara de quién está haciendo qué y para cuándo, podrán planificar mejor su propio trabajo y alcanzar los resultados deseados.

Si estás listo para comenzar, te recomendamos probar Asana, una herramienta de gestión del trabajo que ayuda a los equipo a organizar el trabajo, hacer un seguimiento de los procesos y alcanzar sus objetivos.

Recursos relacionados

Artículo

What is lean portfolio management (LPM)? 6 steps to get started