Cómo implementar una prueba de concepto (POC) para probar la viabilidad de una idea o un producto

Imagen del colaborador - Equipo de AsanaTeam Asana5 de enero de 20226 min de lectura
facebooktwitterlinkedin
Imagen del banner del artículo sobre cómo implementar una prueba de concepto (POC)
Prueba Asana ahora

Resumen

Una prueba de concepto (POC) se implementa para demostrar la viabilidad de un producto, método o idea propuesto. Debes demostrar por qué tu idea funcionará en la práctica para que las partes interesadas y los inversores se sientan con confianza para avanzar con el proyecto. En este artículo, explicaremos cómo redactar una POC y por qué este tipo de presentación es muy útil para el desarrollo de productos.

Antes de invertir tiempo, dinero y energía en un proyecto, tiene sentido investigar primero si la idea vale la pena. Al momento de comprar un automóvil, te aseguras de que el motor funcione correctamente antes de entregar el dinero, ¿verdad? De manera similar, si te tomas el tiempo para probar las ideas y decisiones antes de implementarlas, con certeza tomarás mejores decisiones y habrá menos cosas de las que arrepentirte.

Una prueba de concepto (POC) es un estudio de viabilidad que realizas antes de involucrarte en un determinado proyecto o idea. Una POC puede ayudarte a demostrar a los clientes o equipos de productos por qué una idea tiene sentido en la práctica. En este artículo, explicaremos cómo redactar una POC y por qué este tipo de presentación es muy útil tanto para el desarrollo del producto como del proyecto. 

¿Qué es una prueba de concepto (POC)?

Una prueba de concepto (POC) tiene como objetivo demostrar la viabilidad de un producto, método o idea propuesto. Es una forma de demostrar que tu idea funcionará en la práctica para que las partes interesadas y los inversores se sientan con confianza para avanzar con el proyecto. Al probar la viabilidad en las primeras etapas del ciclo de vida del proyecto puedes asegurar la tranquilidad de todos los involucrados durante su ejecución.

¿Qué es una prueba de concepto (POC)?

Las pruebas de concepto se implementan en varios sectores de la industria durante sus procesos de desarrollo ya que les ayuda a mitigar los posibles riesgos del proyecto, y brindan a los responsables de la toma de decisiones información valiosa sobre los beneficios del proyecto. Sin embargo, no necesitarás implementar pruebas de concepto en todos los proyectos en los que trabajes, ya que no todos comienzan con una idea nueva.

Prueba Asana para la gestión de proyectos

¿Cuándo implementar una prueba de concepto?

Una prueba de concepto es muy valiosa cuando estás desarrollando un producto, método o teoría nuevo para los que no hay precedentes en la industria. Es posible que necesites una prueba de concepto en los siguientes casos:

  • Al desarrollar una idea de proyecto nueva: si estás trabajando en un producto o método que nunca se ha realizado, una prueba de concepto te servirá como proyecto piloto. Cuando no haya casos de uso previos para comparar, deberás probar tu idea y asegurarte de que tenga sentido en el mundo real. 

  • Al agregar una función nueva a un proyecto: cuando agregas una función nueva, el proyecto existente se transforma en algo diferente. Si inventaste una nueva función, te recomendamos usar una prueba de concepto para asegurarte de que no afecte la funcionalidad del proyecto de forma negativa.

Es posible que no necesites implementar una prueba de concepto para demostrar la viabilidad si no incorporarás una idea o función nueva a tu proyecto. En cambio, realiza una investigación de mercado para determinar si existe un precedente para el proyecto en el que estás trabajando. Si es así, usa esos datos recabados en lugar de implementar una POC.

Lee: Cómo aplicar un estudio de viabilidad en la gestión de proyectos

Redacta una prueba de concepto en cinco pasos

Una prueba de concepto es un proyecto piloto. A medida que avances en el proyecto, describirás los pasos a seguir y los descubrimientos que realices. Luego, puedes consolidar tu investigación en un documento para compartir con las partes interesadas clave y así aumentar las posibilidades de obtener financiación o aprobación de su parte.

Cómo redactar una prueba de concepto

Sigue estos cinco pasos para crear y redactar una prueba de concepto:

1. Define tu idea de negocios

Definir tu idea de negocio puede parecer una parte obvia del proceso de desarrollo. Sin embargo, debes hacer más que simplemente expresar tu idea. Durante este paso inicial, debes:

  • Realizar una investigación para identificar las dificultades de tu público objetivo y reflejar de qué manera tu idea abordará estos problemas.

  • Explicar cómo pondrás tu idea en práctica.

  • Transmitir todo lo que logrará dicha idea a largo plazo.

Si comienzas tu prueba de concepto con una idea claramente definida, las partes interesadas o inversores podrán comprender el resto de tu presentación con facilidad.

2. Establece los objetivos de desempeño

Una vez que hayas definido tu idea y cómo planeas implementarla, identifica cómo supervisarás y medirás el éxito. Te recomendamos usar métricas de éxito relevantes para demostrar la viabilidad del proyecto en tu mercado objetivo.

Por ejemplo, si estás trabajando en el desarrollo de software, el retorno sobre la inversión (ROI) y la probabilidad de que ocurran determinados riesgos son algunas de las métricas que puedes usar para probar la viabilidad del proyecto. Puedes definir puntos de referencia para el ROI o el nivel de seguridad que debes alcanzar para lograr la viabilidad.

Lee: Redacta mejores objetivos SMART con estos consejos y ejemplos

3. Implementa el proyecto de tu prueba de concepto

Una vez que hayas definido los KPI, será hora de implementar el proyecto de prueba. Esta etapa es similar a un prototipo, ya que deberás crear un modelo funcional de tu producto o entregable.

Comparte este modelo con los grupos de muestra de tu público objetivo para determinar si el producto logra resolver sus dificultades. Durante esta etapa, el modelo no se compartirá con las partes interesadas o los inversores, por lo que no es necesario que sea tan completo y detallado como el producto final.

4. Da seguimiento a las métricas

Mientras pruebas tu modelo funcional, recopila los comentarios del grupo de muestra, como las reacciones, comparaciones y opiniones detalladas sobre el precio y demás funciones. Registra esta información y haz un seguimiento de los datos relevantes comparándolos con las métricas de éxito definidas.

Esta información te dará una idea de lo que piensan los usuarios, pero la comunicación no verbal y verbal también puede proporcionar detalles valiosos que los números por sí solos no pueden revelar. Tu grupo de muestra podría debatir abiertamente la idea de tu proyecto y tú podrías usar sus comentarios para abordar los puntos débiles que presenta tu proyecto. Ten en cuenta que los participantes también pueden expresar lo que piensan de tu proyecto a través del lenguaje corporal o el tono de voz.

Registra los comentarios de los usuarios en un software de gestión de proyectos compartido para que tu equipo pueda consultarlos durante todo el ciclo de vida del proyecto.

Plantilla gratuita para comentarios de clientes

5. Presenta los resultados

Ahora que ya has demostrado que tu idea es viable, deberás centrarte en la etapa final de la prueba de concepto, que implica convencer a las partes interesadas para que respalden tu idea. La mejor manera de hacerlo es centrar la presentación de la POC en los desafíos que tu proyecto logrará resolver y cómo este trabajo beneficiará al público objetivo. Al momento de presentar tu prueba de concepto, te recomendamos enfatizar cómo tu idea permitirá satisfacer las necesidades del público en lugar de señalar las funciones y entregables que producirás.

En una prueba de concepto se deberían explicar el valor y los beneficios a largo plazo de una idea. Al presentar tu proyecto, debes definir el problema que planeas resolver y describir las dificultades específicas que abordarás con tu idea. Los entregables son la manera en la que resolverás esos problemas, por lo que debes considerarlos como herramientas que te ayudarán a alcanzar tus objetivos generales.

Lee: El proceso de gestión de riesgos de proyectos en 6 pasos claros

Prueba de concepto vs. prototipo vs. producto mínimo viable (MVP)

En algunos casos, los términos “prueba de concepto”, “prototipo” y “producto mínimo viable” (MVP) se usan como sinónimos. Si bien todos están relacionados con el desarrollo de productos, tienen algunas diferencias clave que vale la pena señalar.

Diferencias entre POC, prototipo y MVP

Una prueba de concepto, un prototipo y un producto mínimo viable se diferencian de la siguiente manera:

  • Prueba de concepto: se trata de una presentación que demuestra la viabilidad de una idea determinada. La creación de una prueba de concepto puede llevar días o incluso semanas, según la complejidad de la idea de tu proyecto. El objetivo es presentar tu POC a los desarrolladores o investigadores para intentar convencerlos de que tu idea merece la pena. Es recomendable usar una prueba de concepto cuando pruebes una idea que nunca antes haya sido desarrollada. 

  • Prototipo: un prototipo te permite demostrar cómo se fabricará tu producto y cómo se verá una vez que esté terminado. Dado que el prototipo es la primera versión estructurada de un proyecto, puede llevar semanas realizarlo correctamente. El prototipo finalizado se puede presentar a los desarrolladores, las partes interesadas o un grupo limitado de usuarios finales. También puedes usarlo para asegurar la financiación de tu proyecto.

  • Producto mínimo viable: se trata de la versión más pulida de tu proyecto. Después de presentar tu prototipo o prueba de concepto a un grupo limitado de personas, crearás un MVP y realizarás todos los cambios necesarios en base a los comentarios recopilados en las etapas previas. El MVP se creará para los usuarios finales, y dicho proceso puede tardar meses. El objetivo del MVP es poder obtener una ventaja competitiva en el mercado.

La prueba de concepto pone a prueba tu producto o idea a un nivel elemental, mientras que el prototipo te permite darle vida a esa idea para poder compartirla con otros. El MVP, por otra parte, es el prototipo perfeccionado antes de entregar tu producto o idea al público en general.

Plantilla gratuita para investigación de usuarios

Pon a prueba la idea de tu proyecto con una prueba de concepto

Es emocionante cuando tienes una idea innovadora que crees que puede revolucionar el mercado. Sin embargo, la única forma de saber si colmará las expectativas de tu público objetivo es poner a prueba su viabilidad y practicidad. Una prueba de concepto es el primer paso para concretar tu idea y poder brindar a las partes interesadas o inversores una muestra inicial del futuro proyecto.

Para crear una POC que comunique claramente la idea de tu proyecto y convenza a los demás de que vale la pena explorarla, necesitarás crear un plan de gestión de proyectos sólido. Te recomendamos usar un software de gestión de proyectos para definir un flujo de trabajo en equipo durante esta etapa inicial del desarrollo del proyecto. De este modo, evitarás el trabajo duplicado y aumentarás el rendimiento general.

Prueba Asana para la gestión de proyectos

Recursos relacionados

Artículo

Cómo implementar el análisis de brechas para alcanzar los objetivos de negocios