Síndrome del impostor: 15 consejos para ganar confianza, tanto para gerentes como empleados

Foto del colaborador - Julia MartinsJulia Martins11 de agosto de 202113 min de lectura
facebooktwitterlinkedin
Imagen del banner del artículo “Síndrome del impostor: 15 consejos para ganar confianza, tanto para gerentes como empleados”

Resumen

Ya sea que estés lidiando con el síndrome del impostor a nivel personal o tratando de prevenir que se dé en tu equipo, estamos aquí para ayudarte. En este artículo, te explicaremos qué es el síndrome del impostor y cómo superarlo tanto desde la perspectiva personal como la de gerente. Además, conocerás la experiencia de los empleados de Asana que también han lidiado con el síndrome del impostor y cómo han superado esos sentimientos.

Nadie quiere sentirse como un impostor en el trabajo. Pero la verdad es que el síndrome del impostor es algo real. Si alguna vez te sentiste que no pertenecías a un lugar o que no merecías tu trabajo, debes saber que no eres el único al que le ha pasado. 

¿Qué es el síndrome del impostor?

El síndrome del impostor es una sensación de inseguridad relacionada con los logros laborales. Puede que te sientas como un impostor porque no crees merecer tu trabajo. A menudo, el síndrome del impostor te hace sentir como si estuvieras engañando a tus compañeros de trabajo para que piensen que eres bueno en lo que haces. 

Otros síntomas pueden ser los siguientes:

  • Sentir que solo has llegado a donde estás hoy porque has tenido suerte, y no por tus habilidades o capacidades. 

  • Basar tu autoestima en la forma en que percibes tus propias habilidades.

  • Sentir que necesitas ser un perfeccionista para producir un trabajo satisfactorio. 

  • Sacrificar tu propio bienestar para realizar más trabajo.

  • Sentirte solo, o la necesidad de aislarte, para que nadie descubra tu “secreto”. 

  • Deterioro de tu salud mental como resultado del exceso de trabajo y el agotamiento.

  • Sentir que, en cualquier momento, alguien se va a “dar cuenta” de que no eres tan competente como pareces ser, especialmente cuando no hay pruebas de que ese sea el caso.

Si te sientes identificado con alguna de estas sensaciones, no eres el único. De hecho, según nuestra investigación, casi dos tercios (62 %) de los trabajadores del conocimiento de todo el mundo manifestaron haber experimentado el síndrome del impostor. 

Todo tipo de personas experimentan el síndrome del impostor. El síndrome del impostor tampoco es exclusivo de los empleados que recién comienzan su carrera profesional. Los empleados que tienen puestos de mayor jerarquía tienen más probabilidades que el promedio de experimentar el síndrome del impostor.

Características del síndrome del impostor

Todas las personas experimentan el síndrome del impostor de manera ligeramente diferente, pero entre las características comunes se incluyen las siguientes:

  • Dudar de uno mismo

  • No ser capaz de evaluar de manera realista tus propias habilidades y competencias

  • Atribuir tu éxito a factores externos, como la suerte

  • Tener miedo de no ser lo suficientemente bueno

  • Sabotear tu propio éxito inconscientemente

  • Estar desconectado de los miembros del equipo

  • Ser perfeccionista

  • Exceso de trabajo y agotamiento

  • Ponerte una vara tan alta que es imposible de alcanzar

  • Baja autoestima

  • Sentir un miedo intenso al fracaso

  • Disminución de la confianza en uno mismo

Lee: ¿Sobrecarga de trabajo? Estrategias para ayudar a equipos e individuos a recuperar el equilibrio

La historia del síndrome del impostor

El síndrome del impostor, o el fenómeno del impostor como se llamó originalmente, fue acuñado por primera vez por la Dra. Pauline R. Clance y la Dra. Suzanne A. Imes en su libro El fenómeno del impostor en mujeres de alto rendimiento: dinámica e intervención terapéutica. En el libro, publicado en 1978, se entrevistó a 150 mujeres de alto rendimiento que habían sido reconocidas formalmente por su excelencia profesional. Sin embargo, muchas de estas mujeres creían que su éxito se debía a la suerte o que sus logros eran exagerados. 

Estos sentimientos de impostor no solo afectaron a las mujeres de la década de 1970, están presentes, incluso hoy en día, en todo tipo de profesionales y personas de alto rendimiento.

En 1985, la Dra. Pauline Rose Clance llevó su investigación sobre el síndrome del impostor un paso más allá y publicó la primera escala para medir el síndrome del impostor, a la que llamó la escala del fenómeno del impostor de Clance (CIP, por sus siglas en inglés). En la escala se mide el síndrome del impostor en seis dimensiones: 

  1. El ciclo del impostor

  2. La necesidad de ser especial o el mejor

  3. Características de superhombre o supermujer

  4. Miedo al fracaso

  5. Negar las capacidades propias o restarles importancia a los elogios 

  6. Sentir miedo y culpa por el éxito

¿Qué es el ciclo del impostor?

El ciclo del impostor describe la naturaleza circular de los sentimientos del impostor. Comienza cuando se le asigna una tarea. En este punto, el individuo con síndrome del impostor experimenta ansiedad y duda de sí mismo. Estos sentimientos conducen a la procrastinación o al perfeccionismo. 

El síndrome del impostor durante la pandemia

La situación de pandemia de 2020 fue única y sin precedentes, y además provocó un aumento del síndrome del impostor. De hecho, el 47 % de los trabajadores del conocimiento de todo el mundo manifestaron que los sentimientos de síndrome del impostor aumentaron en 2020. Sentirte aislado de tu equipo mientras trabajas desde casa o de forma descentralizada es algo normal.

Dado que ofrece menos oportunidades para conectarse y celebrar el éxito, el trabajo remoto está intensificando el síndrome del impostor. Las organizaciones deben asegurarse de que, cada día, los trabajadores sigan recibiendo apoyo y reconocimiento por el trabajo que realizan en entornos remotos, y que los empleados nuevos cuenten con estructuras de apoyo que les infundan confianza.

No eres el único

Es muy difícil lidiar con el síndrome del impostor. Cuando te sientes como un impostor, es difícil contárselo a otras personas. Como gerente, debes apoyar a tu equipo, pero es complicado detectar y abordar el síndrome del impostor. 

Independientemente de tu situación o de tus sentimientos en particular, no eres el único que lo experimenta. Si te gustan las estadísticas, recuerda que el 62 % de los empleados de todo el mundo sienten el síndrome del impostor. Pero si las estadísticas no te dicen nada, a menudo es más útil conocer la experiencia de otras personas que han vivido lo mismo. Les pedimos a miembros del equipo de Asana que compartieran sus experiencias con el síndrome del impostor. Y esto es lo que nos contaron:

“El síndrome del impostor es mucho más común de lo que la mayoría de la gente cree y ocurre en todos los niveles. En todo caso, empeora a medida que asciendes en tu trabajo y asumes más responsabilidades. Por eso es tan importante desarrollar estrategias para reconocerlo y abordarlo”. – Andrew

“Sé que hay una voz que te dice lo contrario, pero préstame atención, es más importante adónde te diriges que de dónde vienes”. – Rishika

“Todas las personas a las que respetas en tu área de especialización alguna vez no supieron absolutamente nada sobre el tema. Te sorprendería saber que las personas en general son más compasivas y están más abiertas a ayudarte y responder preguntas de lo que podrías esperar”. – John

“El síndrome del impostor se siente con más intensidad cuando no tienes a un compañero de trabajo físicamente a tu lado para pedirle colaboración inmediata, pero recuerda: tienes el trabajo que tienes porque el equipo cree en ti”. – Miembro del equipo de Asana

“¡El conjunto único de experiencias personales y profesionales que tú tienes es lo que hace que tu perspectiva sea diferente y valiosa! Cuando compartes esa perspectiva, incluso si estás nervioso, nos ayuda a todos a encontrar una mejor respuesta”. – Erica

“Date permiso para tener una mentalidad de crecimiento. Prueba usar la frase “No lo sé, todavía”. Es una manera de recordar constantemente que el hecho de que no sepas algo no significa que sea el fin del mundo. Todavía tienes la oportunidad de averiguarlo”. – Leah

“Trata de no compararte con los demás. Todo el mundo transita un sendero diferente y puede que no veas dónde los demás empezaron su camino. En lugar de sentir que no estás capacitado, intenta aprender de personas que tengan más experiencia que tú”. – Robert

“A veces, el crecimiento profesional es difícil y aterrador; el hecho de esforzarse y asumir nuevos desafíos genera un torbellino de dudas sobre uno mismo. ¡No eres el único! Habla con un compañero o gerente de confianza para ver si puede brindarte el apoyo, la orientación o la validación que necesitas para ganar algo de confianza. Recuerda que a veces tú puedes llegar a ser tu crítico más severo”. – Miembro del equipo de Asana

“Me tomó muchos años darme cuenta de que todas las personas sienten inseguridad y dudas, incluso los líderes con mayor antigüedad y experiencia. No es un problema si sientes que no sabes lo que estás haciendo, ¡la mayoría sentimos lo mismo! Sé abierto y honesto con tu gerente acerca de cómo te sientes para que te ayude a ponerte en situaciones en las que puedas demostrarte a ti mismo que estás en el lugar correcto”. – Jessica

“Hace poco escuché una cita que me llamó la atención: ‘Comparamos nuestra versión más criticada de nosotros mismos con la versión de los demás que quieren mostrarnos’”. – Dave

“Está bien si no sabes cuál es tu mejor versión o tu verdadero yo. La vida es constante descubrimiento. Es muy importante ser flexible contigo mismo para que puedas aprender y adaptarte, en lugar de sentirte como un imitador”. – Rose

Lee: Cómo la moral del equipo afecta el desempeño de los empleados

9 consejos para lidiar con el síndrome del impostor

Si estás luchando con el síndrome del impostor a nivel personal, hay muchas medidas que puedes tomar para reducir esa sensación. Lo más importante que debes hacer es recordar que no es algo que solo te sucede a ti y que tales sentimientos no son anormales. Cuando buscas el éxito, es común sentir que no estás haciendo un trabajo suficientemente bueno. Con el tiempo, esos sentimientos pueden convertirse en el síndrome del impostor. 

Pero con tiempo y trabajo duro, puedes superar el síndrome del impostor. A continuación, compartimos algunos consejos para lograrlo:

1. Centra tu atención en los hechos

El síndrome del impostor te hace sentir que no eres bueno en tu trabajo. Pero, a menudo, esa sensación se basa en el miedo, no en la realidad. La mejor manera de combatir el síndrome del impostor es separar tus sentimientos de los hechos. 

El Grupo de liderazgo consciente llama a esto “hechos vs. historias”. Los hechos son verdades observables, cosas que una cámara de video puede captar. Las historias son la manera en que interpretas esos hechos. 

No puedes evitar que tu cerebro cree historias, pero puedes centrar tu atención en los hechos. La próxima vez que te encuentres en una situación que te haga sentir como un impostor, examina los hechos y sepáralos de las historias de la situación. Por ejemplo, si te sentiste mal después de hablar en una reunión de equipo, concéntrate en lo que realmente dijeron los miembros de tu equipo. 

Combate el síndrome del impostor con hechos. Dedica un tiempo con frecuencia para reflexionar sobre cómo te sientes y sobre los hechos. De esa manera, podrás identificar pasos prácticos para dejar de preocuparte por lo que no puedes controlar.

2. Reconoce, valida y da vuelta la página

El hecho de que tus interpretaciones de un evento sean historias (en lugar de hechos) no significa que tus sentimientos tengan menos validez. Combatir el síndrome del impostor no es ignorar tus emociones. Más bien, la mejor manera de combatir ese sensación es reconocer que te sientes mal, validar que es normal sentirse así y luego olvidar esos sentimientos si no están basados en la realidad.

Yo utilizo un marco simple para reconocer, validar y seguir adelante. Notar, identificar y reconocer el síndrome del impostor te devuelve el control de tus sentimientos. Me ayuda a hacer introspección o validar el sentimiento. Me pregunto: “¿Hay algún aspecto real en el que tenga que trabajar o solo estoy dudando de mí mismo?”. La mayoría de las veces, este paso me ayuda a asegurarme de que, si bien el sentimiento es real, solo me lo estoy imaginando. Por último, doy vuelta la página. Eso no significa ignorarlo, solo que puedo seguir con lo que debo hacer ese día y lograr mis objetivos, con sentimientos y todo.

3. Comparte cómo te sientes

El síndrome del impostor es un sentimiento que te aísla. Pero como compartimos anteriormente, estos sentimientos son muy comunes en el lugar de trabajo. Casi dos tercios (62 %) de los trabajadores del conocimiento de todo el mundo han experimentado el síndrome del impostor. Por lo tanto, la próxima vez que te sientas así, intenta compartir esos sentimientos con otra persona. 

Hay dos ventajas de compartir cómo te sientes:

  1. En lugar de internalizar las emociones, reconoce que las tienes y sigue adelante. Cuando mantienes en secreto tus sentimientos de síndrome del impostor, se hacen más grandes y más difíciles de manejar. El hecho de compartir estos sentimientos con otra persona es una excelente manera de reconocerlos, lo que es parte del proceso hacia la superación del síndrome del impostor.

  2. Es posible que encuentres a alguien que también haya experimentado el síndrome del impostor. Desafortunadamente, el síndrome del impostor es un fenómeno común en el lugar de trabajo. Podría suceder que descubras que la persona a la que le están contando lo que te sucede también haya experimentado el síndrome del impostor en algún momento. Esto será de ayuda porque te sentirás acompañado y sabrás que no eres el único que se siente así. 

Cuando recién llegué a Asana, estaba haciendo la transición de un equipo de 50 personas a una empresa con más de 1000 empleados. Estaba segura de que me abrumaría. Pero todas mis inseguridades, las dudas y las máscaras se desvanecieron cuando le conté a mi equipo cómo me sentía. Todos hicieron todo lo posible para apoyarme. Compartieron historias de cómo habían llegado hasta donde estaban hoy. Me pusieron de pie y me dieron ánimo.

4. Busca evidencia

Si reconocer o compartir tus sentimientos no te resulta útil, intenta combatir tus sentimientos con evidencia. A menudo, el síndrome del impostor no se basa en hechos, así que concéntrate en los hechos reales para combatir estos sentimientos. 

Si a menudo sientes que no estás haciendo tu trabajo a tiempo, repasa tus proyectos más recientes. Revisa el trabajo que has realizado para ver si tus sentimientos se basan en los hechos. Si es así, habrás identificado algo concreto en lo que puedes trabajar y mejorar. Si no es así, usa estos hechos cada vez que esa voz interior te diga que no eres lo suficientemente bueno. 

Si no tienes una manera fácil de revisar tu trabajo, intenta usar una herramienta de gestión del trabajo, como Asana. Estas herramientas te ayudan a organizar tu trabajo, consultar proyectos pasados y prepararte para el éxito de cualquier iniciativa futura. 

En caso de duda, trato de encontrar evidencia de por qué soy único, talentoso y calificado. Si es necesario, recurro a experiencias pasadas o a comentarios que otras personas me han hecho. De esa manera, cuando siento que los demás piensan que no estoy calificado o que soy incompetente, puedo comparar esos pensamientos con pruebas concretas. Y si hay evidencia de que debo mejorar, pienso en formas que estén dentro de mi alcance para hacerlo.

5. Replantea tus pensamientos

Nuestros pensamientos son muy poderosos. La actitud con la que encaramos al mundo tiene el poder de moldear nuestra realidad, tanto de manera positiva como negativa. 

Si a menudo tu voz interior es negativa, comienza a monitorearla y modifícala en la medida de lo posible. Esta técnica no dará resultados inmediatos, pero con el tiempo, te ayudará a abordar situaciones de una manera más positiva. 

Por ejemplo, la próxima vez que cometas un error, en lugar de decirte “Eso fue horrible”, intenta pensar lo siguiente: “Ese no fue mi mejor trabajo, pero la próxima vez será mejor”. Al replantear tu lenguaje mental, estás reconfigurando tu cerebro para que te brinde más apoyo. 

Algo que me ha ayudado mucho es cambiar los términos que uso. En lugar de usar términos pasivos, como ‘ayudé’, ‘apoyé’ y ‘coordiné’, utilizo términos más fuertes y seguros, como ‘dirigí’, ‘colaboré’ o ‘trabajé junto a’.

6. Busca un mentor

Para combatir el síndrome del impostor, intenta mejorar tus habilidades duras y blandas de manera activa. De esta forma, cada vez que esa vocecita interior susurre que no eres lo suficientemente bueno en algo, podrás contestarle que estás en el proceso de mejora. 

Una excelente manera de hacerlo es encontrar un mentor. Busca a alguien de tu empresa o de tu campo de especialización que pueda brindarte consejos prácticos y apoyo. Podría ser un líder sénior o un líder de otra empresa a quien admiras.

Encuentra a alguien a quien respetes mucho dentro de tu campo de especialización y busca aprender de esa persona. Si confías en esa persona, cuéntale sobre tus sentimientos de síndrome del impostor. Cuando compartí mis sentimientos con mi mentor, se sorprendió de que me sintiera así y eso me llenó de confianza.
Lee: La diferencia entre las habilidades duras y las blandas: ejemplos de 14 miembros del equipo de Asana

7. Aprende de los miembros de tu equipo

Un síntoma común del síndrome del impostor es compararte con tus compañeros y pensar que el trabajo que realizas no llega a ser tan bueno como el de ellos. Y aunque compararte con otras personas es tentador, hay muchas cosas que puedes hacer para reprogramar estos sentimientos. 

La próxima vez que te sientas tentado a compararte con tus compañeros, detente un momento y, en cambio, fíjate qué puedes aprender de ellos. El hecho es que hay personas de tu equipo que son mejores que tú en algunos aspectos. Eso no te hace menos valioso, pero genera la oportunidad de que aprendas de ellos. Al mismo tiempo, tú tienes ciertos talentos y habilidades que puedes compartir con tus compañeros para ayudarlos a tener éxito en sus funciones. 

En lugar de sentirme incapaz cuando veo algo grandioso que hizo otra persona, elijo asimilarlo. Intento reconocer el buen trabajo que otras personas hacen como una herramienta para mejorar mi propio trabajo, en lugar de pensar que es algo con lo que tengo que compararme. A veces, solo hace falta un plano para producir un trabajo de muy alta calidad. Además, muchas veces, ¡otras personas también han utilizado fragmentos del trabajo de un tercero!

8. Anticípate al síndrome del impostor para reducir sus efectos

Con el tiempo, es posible que notes que experimentas el síndrome del impostor cuando sucede algo específico. Si ese es el caso, prepárate de antemano a esa situación para combatir los efectos. 

Por ejemplo, supongamos que con frecuencia padeces el síndrome del impostor mientras completas tu autoevaluación durante el ciclo de desempeño de tu equipo. Si ese nivel de reflexión te incomoda, prueba tener una lista de las cosas que has logrado en el transcurso del trimestre o del año en tu software de colaboración. De esa manera, cuando llegue el ciclo de revisión de desempeño, ya tendrás tu autoevaluación escrita, sin siquiera preocuparte por ello. 

Acepta el miedo, pero no dejes que tome el control. Reconozco que tengo miedo de hablar en una reunión. Sin embargo, cuando decido no hablar, trato de reflexionar sobre qué es lo que me motiva para no hacerlo. ¿Es porque no tengo nada que agregar o es porque tengo miedo de quedar mal? Si es la segunda opción, acepto que sentiré miedo mientras hago algunas cosas en lugar de esperar a que llegue el día en que no sienta miedo.

9. Tírate flores (celebra tus propios logros)

A veces, la mejor forma de combatir el síndrome del impostor es ir de frente. La próxima vez que sientas que hiciste algo bien, ¡celébralo! Si te sientes cómodo, comparte tu logro con tu equipo. Pero si te parece que ese es un paso demasiado grande en este momento, compártelo con alguien externo al trabajo, como un amigo o un miembro de tu familia. 

Y este consejo no solo se aplica cuando estás realizando un buen trabajo. También puedes crear una lista de las cualidades y habilidades que posees. Pueden estar asociadas a tu puesto de trabajo, como ser un gran vendedor, o más generales y referirse a tu persona, como estar siempre para apoyar a los miembros de tu equipo. Conserva esta lista, junto con una serie de comentarios adicionales que hayas recibido de tu gerente y compañeros a lo largo del tiempo, y consúltala cada vez que necesites un empujoncito.

Tengo una selección de comentarios que he recibido de miembros de mi equipo. Cualquier cosa, desde un pequeño mensaje en Slack hasta una revisión de desempeño más interesante. Cuando tengo un mal día, me gusta ir a esta sección para recordarme a mí mismo que solo es un mal día de una carrera que, al margen de esto, es buena o excelente. Cuando tengo días buenos, me gusta consultar esta sección para revisar los comentarios honestos que me han marcado a lo largo del camino.

6 pasos para que los gerentes prevengan el síndrome del impostor

Si gestionas un equipo, querrás apoyarlo y reducir cualquier posibilidad de síndrome del impostor. Esto deberás ponerlo de manifiesto durante la incorporación para garantizar que los empleados nuevos puedan prosperar desde el primer día. Pero también existen técnicas que puedes implementar en cualquier momento para apoyar a tu equipo. Echemos un vistazo.

Lee: La guía para gerentes sobre cómo prevenir el agotamiento en el equipo

1. Establece expectativas claras desde el principio

Puedes —y debes— comenzar a combatir el síndrome del impostor desde el primer día. Explicar claramente las expectativas laborales, las métricas de éxito y los puntos de verificación del progreso es la mejor manera de dar a tus subordinados directos una idea precisa de cómo les está yendo. 

Durante el primer día de trabajo del empleado debes comunicarle cuáles son las expectativas para los primeros 30, 60 y 90 días en el equipo. Debes establecer objetivos a corto plazo que esta persona pueda alcanzar a medida que se incorpora y aprende más sobre la empresa. Luego, una vez que el empleado nuevo esté más establecido, trabajen juntos para definir indicadores clave de desempeño, o KPI, a largo plazo. La clave aquí es asegurarte de que los objetivos sean siempre medibles y de duración limitada. Si es necesario, utiliza una metodología para establecer objetivos, como el acrónimo SMART.

Mi gerente ha validado mis sentimientos, destacó mis fortalezas y me ayudó a idear pasos prácticos que me ayudarán a avanzar en mis áreas de mejora.
Lee: Redacta mejores objetivos SMART con estos consejos y ejemplos

2. Brinda oportunidades inmediatas de conexión

Además de trazar el camino hacia el éxito desde el primer día, asegúrate de que los miembros nuevos del equipo también tengan suficiente ocasión de conectarse con otros miembros del equipo. 

Una de las mejores formas de hacer esto es asignarle un mentor al miembro nuevo del equipo desde el principio. El mentor debe ser un compañero de un equipo adyacente, para que tenga alguien con quien hablar que no sea su gerente.

Del mismo modo, asegúrate de que los miembros nuevos del equipo estén al tanto de las comunidades de empleados que tu organización ofrece. Los recursos como los Grupos de recursos para empleados (EGR) o incluso las florecientes comunidades de Slack de personas con ideas afines les ayudarán a encontrar personas con las que se identifiquen. También puedes ponerlos en contacto con personas con las que compartan similitudes, como el grupo de madres y padres si tienen hijos o el grupo de amantes de los perros si tienen perros. 

3. Aclara cuáles son las normas de comunicación

Para los empleados nuevos, el no saber dónde hacer preguntas o con quién hablar puede resultar intimidante. Esto se intensifica en el caso de los miembros del equipo que se incorporan de forma remota. Dado que no tienen claro cuáles son las normas de comunicación del equipo y la empresa, los miembros del equipo pueden tener dificultades para superar ese primer obstáculo en la comunicación. 

Como gerente puede ser difícil notarlo, ya que estás muy familiarizado con las normas de comunicación de tu equipo. Así que, desde el principio, asegúrate de sentarte con los miembros de tu equipo y responder cualquier pregunta que tengan. Por ejemplo, asegúrate de abordar los siguientes temas:

  • Qué herramienta usar para cada situación

  • A quién acudir si tienen preguntas

  • Costumbres del equipo para aspectos como hacer preguntas durante las reuniones

Un plan de comunicación reduce las suposiciones y elimina las barreras para facilitar la comunicación.

En el pasado, mi gerente me animó a compartir contenido con los participantes antes de una reunión importante. Esto me permitió recibir comentarios o preguntas con anticipación, y como resultado no me sentí expuesta ni insegura de mí misma durante la reunión.
Lee: 12 consejos para lograr comunicaciones efectivas en el trabajo

4. Realiza seguimientos con frecuencia

El síndrome del impostor no solo ocurre cuando el miembro del equipo es nuevo. Al implementar las medidas antes mencionadas, ayudarás a prevenir el síndrome del impostor desde el principio. Pero asegúrate de dar seguimiento a los miembros de tu equipo continuamente para saber cómo les está yendo. 

Considera implementar la metodología del tipo “rosas y espinas” o del semáforo durante tus reuniones individuales de revisión. Al ofrecer un espacio en el que el empleado pueda compartir cómo le está yendo, y al corresponder esa experiencia con sinceridad acerca de cómo te está yendo a ti también, abres la puerta a la conversación sobre las emociones. 

Me exigí mucho para tener un buen desempeño durante los primeros seis meses. Mi gerente me ayudó a darme cuenta de que nadie me estaba presionando y cómo hacer para dejar de exigirme tanto. También me dio varios comentarios positivos que me ayudaron a reconocer mi crecimiento.

5. Comparte tus comentarios desde el principio y con frecuencia

Si te preocupa un miembro del equipo que está experimentando el síndrome del impostor, puede ser un desafío ofrecer comentarios, ya que te puede parecer que estás alimentando su miedo. Pero los comentarios, tanto positivos como constructivos, ayudan a los miembros del equipo a tener una mejor idea de cómo les está yendo. 

La mayoría de las veces, el síndrome del impostor no se basa en la realidad de la situación de un miembro del equipo. Al implementar los comentarios con frecuencia en tus interacciones, ayudarás a que entienda cómo le está yendo realmente. 

Mi gerente hace un buen trabajo al proporcionar microcomentarios en tiempo real, generalmente a través de Slack. Por lo general, es solo una oración sobre lo que salió bien y tal vez una oración o dos sobre lo que podría haberse hecho mejor. Este nivel de microcomentarios me quita la necesidad de construir mis propias “historias” sobre cómo me está yendo. En lugar de construir historias, me baso en los comentarios auténticos y concretos que mi gerente me proporciona.
Lee: Cómo hacer críticas constructivas y cómo recibirlas

6. Apoya el crecimiento profesional de tus colegas

A veces, el síndrome del impostor aparece porque los miembros del equipo no creen que sean lo suficientemente buenos en lo que hacen. La mejor manera de combatir esto como gerente es comprometerte con los intereses profesionales de tus colegas y apoyar su desarrollo profesional. 

Por ejemplo, si un miembro del equipo está interesado en la gerencia, ofrécele un papel como mentor de un empleado nuevo o la posibilidad de hacerse cargo de un proyecto de un pasante nuevo durante el verano. Mostrarle al miembro de tu equipo que crees en él y que estás comprometido con el crecimiento de su carrera, refuerza la idea de que es bueno en lo que hace.

En el pasado, otros gerentes me han pedido que organice sesiones de capacitación en mi área de especialización. Escucharme explicar el tema a los demás me ayudó a darme cuenta de que no solo estaba a la altura y estaba calificado, sino que ya estaba en condiciones de ayudar a los demás.

¿Síndrome del impostor? Nunca oí hablar de eso

El síndrome del impostor puede ser un sentimiento abrumador y puede hacerte sentir aislado. Pero si te sientes así, no eres el único. La próxima vez que sientas el síndrome del impostor, o notes el ‘impostorismo’ en un compañero de equipo, prueba poner en práctica las 15 estrategias anteriores para superar esta situación. 

Si deseas aprender a escuchar de forma activa y comprometida, lee nuestro artículo sobre cómo practicar la escucha activa.

Recursos relacionados

Artículo

10 limiting beliefs and how to overcome them