El pensamiento convergente vs. el divergente: cómo hallar el equilibrio para lograr la resolución creativa de problemas

Imagen del colaborador - Equipo de AsanaTeam Asana20 de diciembre de 20218 min de lectura
facebooktwitterlinkedin
Imagen del banner del artículo: “El pensamiento convergente vs. el divergente: cómo hallar el equilibrio”
Plantillas

Resumen

El pensamiento convergente se centra en encontrar una solución bien definida para un problema dado. El pensamiento divergente es lo opuesto al pensamiento convergente e implica más creatividad. En este artículo, explicaremos las diferencias entre el pensamiento convergente y el divergente en el proceso de resolución de problemas. También hablaremos sobre la importancia de usar ambos tipos de pensamiento para mejorar la toma de decisiones.

¿Alguna vez has realizado una prueba de personalidad como el indicador de tipo Myers-Briggs? Si es así, probablemente hayas respondido un montón de preguntas para que luego un algoritmo te diga cómo interactúas con el mundo que te rodea. Algo que esta prueba pondrá de manifiesto es si tomas tus decisiones de manera más objetiva (te guías por tus pensamientos) o de manera más subjetiva (te guías por tus sentimientos).

Los pensamientos convergente y divergente se asemejan en ese aspecto a la prueba de Myers-Briggs. Si bien es posible que tengas una tendencia natural a ser más analítico o más creativo, puedes aprender a pensar de ambas maneras. En este artículo, explicaremos las diferencias entre el pensamiento convergente y el divergente en el proceso de resolución de problemas. También hablaremos sobre la importancia de usar ambos tipos de pensamiento para mejorar las habilidades de toma de decisiones.

¿Cuál es la diferencia entre el pensamiento convergente y el divergente?

El psicólogo J. P. Guilford, acuñó los términos pensamiento convergente y divergente en 1956. El pensamiento convergente se centra en llegar a una solución bien definida para un problema dado. Este tipo de pensamiento es más adecuado para tareas que involucran la lógica en lugar de la creatividad, como responder pruebas de opción múltiple o resolver un problema en el que sabes que solo hay una solución posible.  

El pensamiento divergente es lo opuesto al pensamiento convergente e implica más creatividad. Con este tipo de pensamiento, puedes generar ideas y desarrollar diferentes soluciones para un mismo problema. Si bien el pensamiento divergente a menudo implica realizar una lluvia de ideas para obtener muchas posibles respuestas para la misma pregunta, el objetivo es el mismo que el del pensamiento convergente: llegar a la mejor solución.

La diferencia entre el pensamiento convergente y el divergente

En la práctica, así es como serían estos diferentes tipos de pensamiento:

  • Pensamiento convergente: si en el trabajo se rompe la fotocopiadora, un pensador convergente llamaría a un técnico de inmediato para que la repare.

  • Pensamiento divergente: si en el trabajo se rompe la fotocopiadora, un pensador divergente intentaría determinar la causa de la falla y evaluaría varias formas de solucionar el problema. Una opción podría ser llamar a un técnico, mientras que otras opciones podrían incluir buscar un video tutorial de reparación en YouTube o enviar un email a toda la empresa para ver si algún miembro del equipo tiene experiencia en reparación de fotocopiadoras. Luego determinaría qué solución es la más adecuada.

El pensamiento convergente en la gestión de proyectos

Es posible que utilices el pensamiento convergente en la gestión de proyectos sin siquiera darte cuenta. Como en este tipo de pensamiento se le da relevancia a la estructura y las soluciones claras, es natural que los gerentes de proyectos lo prefieran. Entre los beneficios del pensamiento convergente se incluyen los siguientes:

  • Es una forma más rápida de llegar a una solución

  • No deja lugar a la ambigüedad

  • Fomenta la organización y los procesos lineales

No hay nada de malo en utilizar el pensamiento convergente para alinear equipos, crear flujos de trabajo y planificar proyectos. Hay muchas situaciones en la gestión de proyectos en las que debes encontrar soluciones rápidamente. Sin embargo, si evitas el pensamiento divergente por completo, te será difícil desarrollar soluciones innovadoras para los problemas.

Lee: Usa estas estrategias para ayudar a tu equipo a desarrollar habilidades para la resolución de problemas

Los beneficios del pensamiento divergente

Con todas las ocupaciones que tiene un gerente de proyectos, puede resultarle difícil tomarse un momento para relajarse y pensar de manera divergente. Los proyectos tienen fechas límite y es importante tomar decisiones de manera rápida. Además, probablemente pienses que si no encuentras una solución de inmediato, decepcionarás a tus clientes. 

Sin embargo, trabajar de una manera demasiado acelerada también puede hacer que tomes decisiones sin salir de tu zona de confort en lugar de correr riesgos. El pensamiento divergente puede beneficiarte como gerente de proyectos porque adoptarás una mentalidad de aprendizaje. Además, puede ayudarte a:

  • Identificar nuevas oportunidades

  • Encontrar formas creativas de resolver problemas

  • Evaluar ideas desde diferentes perspectivas

  • Comprender y aprender de los demás

Los resultados rápidos y la previsibilidad pueden funcionar algunas veces, pero esta forma de pensar no te ayudará a diferenciarte de la competencia. Necesitarás poner en práctica el pensamiento divergente para impresionar a tus clientes y diferenciarte de los demás.

Aplica los tipos de pensamiento convergente y divergente para la resolución creativa de problemas

Puedes utilizar una combinación de ambos tipos de pensamiento para resolver problemas en tus procesos o proyectos. Si no lo haces, te resultará más difícil pasar del punto A al punto B. 

Cuándo te conviene usar cada tipo de pensamiento

1. Descubrir: Pensamiento divergente

La primera etapa de la resolución creativa de problemas es el descubrimiento, y en esta etapa, deberás aplicar el pensamiento divergente. Cuando tienes un problema en el trabajo, el primer paso es descubrir la causa del problema considerando todas las posibilidades. 

Por ejemplo, es posible que varios de tus proyectos hayan superado el presupuesto, lo que genera la siguiente pregunta: ¿Por qué esto sigue sucediendo? Si usaras el pensamiento convergente para responder a esta pregunta, podrías llegar directamente a una conclusión. Pero cuando usas el pensamiento divergente, consideras todas las posibles causas del problema. 

Estas son las posibles causas que hacen que te excedas del presupuesto:

  • Falta de comunicación entre los miembros del equipo

  • Asignación de recursos inadecuada

  • Planificación deficiente del proyecto

  • Los proyectos tardan más de lo esperado

Ahora que tienes todas las posibles causas del problema, puedes pasar a la siguiente etapa de la resolución creativa de problemas, que es definir la causa que consideres correcta.  

2. Definir: Pensamiento convergente

Aplica el pensamiento convergente para filtrar las posibles causas de tu problema. Si bien es posible que más de una causa haya provocado que te excedas del presupuesto, el pensamiento convergente requiere un enfoque centrado en resolver el problema, por lo que deberás elegir la que creas que es más problemática.

La falta de comunicación puede haber contribuido a que no se respete el presupuesto, pero si la planificación deficiente del proyecto jugó un papel más importante en tus problemas presupuestarios, entonces esa es la causa en la que debes centrar tu atención. Generar una solución para el procedimiento de planificación de tu proyecto, puede dar como resultado una mejor presupuestación. La mayoría de las causas también están interrelacionadas. Por lo tanto, una mejor planificación mejorará la comunicación en el lugar de trabajo, incluso si ese no era el objetivo principal.

3. Deducir: Pensamiento divergente

En la tercera etapa, volverás al pensamiento divergente mientras trabajas en encontrar una solución para tu problema. Si la causa de que se supere el presupuesto es una mala planificación del proyecto, estas pueden ser algunas soluciones:

Debes considerar todas las posibles soluciones a tu problema antes de poder hallar la mejor solución. 

4. Determinar: Pensamiento convergente

En la última etapa de la resolución de problemas, volverás a usar el pensamiento convergente para determinar qué solución eliminará tu problema de manera más efectiva. Si bien todas las soluciones que se te ocurrieron en la etapa anterior pueden resolver el problema hasta cierto punto, debes comenzar con una acción concreta que tendrás que llevar a cabo. En algunos casos, puedes centrarte en más de una acción, pero solo hazlo si estas acciones están relacionadas.

Por ejemplo, después de discutir las posibles soluciones con tu equipo, decides que agregar métodos de control de costos a tu plan de gestión de costos debería evitar que se supere el presupuesto e incluso hacer que se ahorre dinero.

Cómo pensar de manera más divergente

Al pensar de manera más divergente lograrás ejercitar ambos lados de tu cerebro y te asegurarás de ver los problemas desde todos los ángulos posibles. Las siguientes estrategias pueden estimular el pensamiento divergente:

Cómo pensar de manera más divergente

1. Analiza tu proceso de pensamiento

A veces, la estrategia más simple es la mejor. Cuando estás consciente de que debes pensar de manera divergente, es más fácil hacerlo. Intenta poner notas en tu oficina o agregar pasos en tus procesos que fomenten el pensamiento divergente.

Estos son algunos pasos que pueden fomentar el pensamiento divergente:

  • Toma un descanso de al menos una hora antes de enviar emails sobre decisiones importantes

  • Antes de tomar una decisión importante, colócate en el lugar de otros miembros del equipo y considera sus perspectivas

  • No tomes decisiones importantes sin analizar tu decisión con al menos dos personas

Si tomas medidas activas para favorecer este tipo de pensamiento, te darás cuenta de que el pensamiento divergente se volverá más natural. 

2. Prueba hacer sesiones de lluvia de ideas y mapas mentales

Las lluvias de ideas y los mapas mentales son dos estrategias que inspiran el pensamiento divergente porque te ayudan a pensar más allá de lo convencional y a generar nuevas ideas. El mapa mental es una forma de lluvia de ideas en la que se diagraman tareas, palabras, conceptos o elementos que se vinculan a un concepto central. Este diagrama te ayuda a visualizar tus pensamientos y a generar ideas sin preocuparte por la estructura. 

También puedes hacer lluvias de ideas de otras formas. Entre las técnicas de lluvia de ideas del pensamiento divergente también se incluyen las siguientes:

  • Starbursting (explosión de estrellas): es una técnica visual de lluvia de ideas en la que pones una idea en el medio de una pizarra y dibujas una estrella de seis puntas a su alrededor. Cada punta representa las preguntas: quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo.

  • Análisis FODA: el análisis FODA puede usarse para la planificación estratégica y las lluvias de ideas. Además, es útil para examinar las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas de una idea.

  • Lightning decision jam: también conocida como LDJ, para esta técnica de lluvia de ideas se escriben los aspectos positivos sobre un tema o lo que está funcionando con respecto al tema, luego se escriben los aspectos negativos y se identifica lo que debe abordarse con mayor urgencia.

Prueba realizar sesiones de lluvia de ideas en grupo para obtener nuevas ideas y soluciones. Si realizas estas sesiones con regularidad, seguramente te resultarán agradables y cruciales para la resolución creativa de problemas.

3. Libérate de las limitaciones de tiempo

Todos tenemos fechas límite que debemos cumplir. Pero si debes tomar una decisión importante o estás tratando de resolver un problema crucial, intenta deshacerte de esas estrictas limitaciones de tiempo para no sentirte presionado a pasar directamente a un enfoque de pensamiento convergente. 

Algunas técnicas que puedes utilizar para aliviar la presión causada por las fechas límite son las siguientes:

  • Solicita una agenda de la reunión con anticipación para tener tiempo de prepararte.

  • Usa la técnica de timeboxing para generar múltiples ideas en intervalos de 5 a 10 minutos.

  • Establece fechas límite personales anteriores a las fechas límite oficiales para tener un poco de margen en caso de que surjan imprevistos.

Es comprensible que te sientas apresurado por tener que encontrar la respuesta apropiada en un entorno de trabajo de alta presión, pero no sabrás si tu respuesta es la correcta si no te tomas el tiempo para considerar todas las soluciones posibles.

4. Usa un software de gestión del trabajo

La gestión del trabajo es un enfoque con respecto a la organización de proyectos, procesos y tareas de rutina con el fin de brindar claridad a tu equipo y que de esa manera puedan alcanzar sus objetivos más rápido. Un software de gestión del trabajo, como Asana, puede ser beneficioso para ambos tipos de pensamiento. 

Si tienes problemas con el pensamiento divergente en particular, hay ciertas funciones del software que pueden resultarle más útiles. El software de gestión del trabajo puede estimular el pensamiento divergente porque te permite hacer lo siguiente:

  • Colaborar con otras personas en los proyectos

  • Compartir ideas y comentarios rápidamente

  • Realizar cambios con solo un clic

Mantener tus proyectos en línea también es importante porque tu equipo podrá trabajar en conjunto independientemente de si trabajan de forma remota o en la oficina. 

5. Sé curioso y corre riesgos

A veces, los miembros del equipo adoptan hábitos de pensamiento convergentes porque temen correr riesgos. Si bien es importante prevenir los riesgos del proyecto siempre que sea posible, no debes tener miedo de alejarte de los procesos tradicionales y pensar de forma no tradicional.

Los mejores gerentes de proyectos pueden alternar entre el pensamiento convergente y el pensamiento divergente en función de si una situación requiere una solución rápida y estructurada o una mente abierta. No todas las situaciones requieren subjetividad, pero por lo general necesitarás usar una combinación de ambos tipos de pensamiento para ser un líder exitoso.

Desarrolla ideas creativas con los tipos de pensamiento convergente y divergente

Todos tenemos un enfoque cognitivo natural para la resolución creativa de problemas, y no hay nada de malo en explotar nuestras fortalezas. Pero si deseas inspirar la generación de ideas y resolver problemas de la mejor manera posible, debes utilizar tanto el pensamiento convergente como el divergente. 

Con un software de gestión del trabajo, puedes mantenerse organizado mientras colaboras con los miembros del equipo y compartes ideas, documentos o mejores prácticas. Si puedes mantener la estructura y a la vez agregar un toque de imaginación, serás un líder de primer nivel. 

Prueba Asana para la gestión del trabajo

Recursos relacionados

Ebook

Optimizing your organizational structure for stronger cross-team collaboration