¿No conocías la gestión estratégica? Comienza ahora.

Foto del colaborador - Julia MartinsJulia Martins9 de septiembre de 20215 min de lectura
facebooktwitterlinkedin
Imagen del banner del artículo “¿No conocías la gestión estratégica? Comienza ahora.”

Resumen

La gestión estratégica es el proceso continuo de formulación, evaluación y mejora de la estrategia para obtener una ventaja competitiva. Conoce las cinco etapas de la gestión estratégica y de qué manera la implementación de un proceso de gestión estratégica beneficia a tu organización.

Con concentración y con valentía no se puede perder. Cuando tu equipo tiene una idea clara de hacia dónde te diriges y por qué, están mejor preparados para producir trabajos de excelencia de manera eficiente y efectiva.

Pero llegar a ese nivel de claridad lleva tiempo y esfuerzo. Aquí es donde la gestión estratégica entra en juego. En este artículo, aprenderemos qué es la gestión estratégica y cómo tu equipo puede beneficiarse del proceso de gestión estratégica.

¿Qué es la gestión estratégica?

La gestión estratégica es la organización y ejecución de los recursos comerciales para alcanzar los objetivos de tu empresa. No es una iniciativa individual, sino un proceso continuo de formulación, evaluación y mejora de la estrategia para obtener una ventaja competitiva.

El proceso de gestión estratégica incluye:

  • Establecimiento de las declaraciones de misión y visión

  • Establecimiento de objetivos a gran escala y a largo plazo, como los objetivos BHAG

  • Análisis FODA

  • Evaluación de la estrategia

  • Análisis interno de la estructura organizativa

  • Análisis del entorno competitivo externo

  • Planificación estratégica

  • Planes de implementación de procesos para alcanzar los objetivos de tu organización

  • Implementación de la estrategia competitiva

La gestión estratégica puede parecer similar a otros elementos comerciales esenciales. A continuación, la compararemos en el entorno empresarial.

Gestión estratégica vs. estrategia

A simple vista, la gestión estratégica y la estrategia pueden parecer lo mismo. La forma más fácil de diferenciarlas es pensar en la gestión estratégica como la implementación de tu estrategia corporativa.

En un entorno empresarial, la estrategia es el proceso de formular decisiones para alcanzar los objetivos de tu organización. Contar con una estrategia efectiva es fundamental para ayudar a tu equipo comercial a entender cuáles son tus prioridades y hacia dónde te diriges. Pero para poner la estrategia en marcha, necesitas una gestión estratégica. La gestión estratégica tiene en cuenta el entorno competitivo y cómo se lleva a cabo la ejecución de la estrategia de la empresa.

Gestión estratégica vs. planificación estratégica

Un plan estratégico es una herramienta que te ayuda a definir hacia dónde quiere ir tu organización y qué acciones se llevarán a cabo para lograr esos objetivos. La planificación estratégica es el proceso de crear un plan para alcanzar tus objetivos estratégicos.

La gestión estratégica incluye el proceso de planificación estratégica, pero abarca mucho más. Además de planificar cómo alcanzarás tus objetivos fundamentales, la gestión estratégica también te ayuda a organizar tus recursos y a determinar los mejores planes de acción para alcanzar el éxito. 

Lee: ¿No conocías la planificación estratégica? Comienza ahora.

Gestión estratégica vs. gestión operativa

Aunque los términos son muy diferentes, la gestión estratégica a menudo se confunde con la gestión operativa. La gestión operativa es lo que hace tu empresa. Esto incluye la cadena de valor de tu organización; es decir, los procesos y las prácticas que tu organización lleva a cabo de forma habitual para entregar un producto final, bien o servicio.

Si la gestión operativa es el “qué”, la gestión estratégica es el “por qué” y el “cómo”. Para empezar, la gestión estratégica te ayuda a definir por qué debes priorizar distintas iniciativas empresariales y qué pretendes lograr a largo plazo. Luego, durante la fase de planificación e implementación, la gestión estratégica también define cómo alcanzarás tus objetivos. 

Beneficios de la gestión estratégica

Como la mayoría de los elementos de la estrategia de negocios, la gestión estratégica lleva tiempo, energía y esfuerzo. Pero el esfuerzo que pones en la gestión estratégica beneficia a todos los niveles de tu organización.

Una gestión estratégica efectiva te ayudará a hacer lo siguiente:

  • Elaborar planes claros sobre cómo alcanzarás los objetivos de la organización.

  • Crear una hoja de ruta y comprender mejor tu ventaja competitiva y diferenciación.

  • Crear un sistema para hacer un seguimiento del progreso hacia los objetivos de la organización. 

  • Lograr que todo el equipo comprenda cuáles son las prioridades de la organización y por qué.

  • Alcanzar una alineación a nivel estratégico en toda la organización. 

  • Crear un negocio más dinámico que pueda reaccionar a los cambios del mercado de manera más rápida y efectiva. 

  • Crear una estrategia de negocios proactiva, en lugar de reactiva. 

  • Elaborar un proceso continuo para analizar y mejorar tus procesos de negocios a fin de obtener los mejores flujos de trabajo. 

Las 5 etapas del proceso de gestión estratégica

En general, resulta útil pensar en la gestión estratégica como un proceso de cinco pasos:

1. Identificar tus objetivos

El primer paso del proceso de gestión estratégica es evaluar hacia dónde te diriges y por qué. Lo ideal es que ya cuentes con algo de material sobre los objetivos, como:

Hay otros documentos que pueden ser útiles en esta instancia:

Es fundamental identificar tus objetivos y planes para comprender cómo vas a lograrlos. Tus objetivos forman la base de tus planes de toma de decisiones.

Lee: Cómo establecer objetivos grandes, complicados y audaces (BHAG) para lograr lo imposible

2. Analizar tu situación actual

Una vez que hayas elaborado una lista de hacia dónde quieres ir, es útil saber dónde estás. El segundo paso de la gestión estratégica es analizar tus procesos actuales. Si aún no lo hiciste, realiza un análisis FODA para conocer mejor las fortalezas, oportunidades debilidades y amenazas de tu organización. 

También debes tener en cuenta:

  • ¿Qué está funcionando actualmente? 

  • ¿Qué ventajas competitivas tiene tu empresa? 

  • ¿Qué no está dando el resultado esperado? 

  • ¿Con qué problemas operativos te has encontrado, si es que hubo alguno? 

  • ¿Cuál es tu participación en el mercado actual y cómo se compara con tus objetivos? 

  • ¿Cuáles son tus necesidades comerciales actuales? ¿Se están satisfaciendo? 

  • ¿Qué podría generar un impacto en los objetivos de tu organización? 

  • ¿Cómo afecta el entorno externo (incluida la opinión pública y el entorno competitivo) a tu negocio?

  • ¿Cómo afecta tu entorno interno (incluidas las operaciones, la satisfacción de los empleados y la moral del equipo) a tu negocio? 

  • ¿Qué debe hacer tu organización para generar rentabilidad?

Lee: Análisis FODA: Qué es y cómo usarlo (con ejemplos)

3. Formular tu estrategia

Si aún no lo hiciste, este es el momento en el que debes elaborar tu plan estratégico para describir exactamente hacia dónde quieres ir y cómo planeas alcanzar esos objetivos. Según tu organización, y cuánto tiempo llevas en el negocio, este también es el momento en el que debes usar la gestión de procesos de negocios (BPM) para mejorar dichos procesos.

Estas son algunas preguntas clave que debes hacerte durante esta etapa:

  • ¿Qué pasos debes seguir para alcanzar tus objetivos? 

  • ¿Cómo medirás el éxito? 

  • ¿Cuáles son tus procesos actuales? ¿Puedes alcanzar tus objetivos con esos procesos? 

Lee: La guía para principiantes sobre la gestión de procesos de negocios (BPM)

4. Implementar tu estrategia

Ya identificaste tu estrategia, ahora es momento de ponerla en marcha. El cuarto paso del proceso de gestión estratégica es el que lleva más tiempo. Aquí es donde implementas tu plan estratégico y puedes ver cómo se hace realidad.

Este paso depende en gran medida de tu estrategia de negocios. Básicamente, estás decidiendo qué procesos debes evaluar, supervisar y mejorar; y poniendo en marcha los planes de mejoras de esos procesos. Esto incluye todo, desde una mejor asignación de recursos, la implementación de la automatización de procesos de negocios (BPA) hasta la optimización de los procesos o el desarrollo de una oficina de gestión de proyectos (PMO) para toda la empresa. Recuerda que la implementación de tu estrategia es un proceso a largo plazo. Además de tus objetivos estratégicos a largo plazo, asegúrate de establecer objetivos a corto plazo para guiar la implementación de tu estrategia y asegurarte de que todo salga según lo previsto. 

5. Evaluar tu progreso

La gestión estratégica no es algo que se hace una sola vez. La estrategia también cambia a medida que la empresa madura. Del mismo modo que deberías revisar tu plan estratégico cada tres o cinco años, asegúrate también de revisar tu plan de gestión estratégica general con regularidad. Ten en cuenta cualquier nueva amenaza u oportunidad potencial, así como las posibilidades de desarrollo que la empresa quiera buscar. 

Lee: Cómo usar los factores críticos de éxito (CSF) para apoyar tu plan estratégico

Toma mejores decisiones estratégicas

La gestión estratégica no sucede de manera aislada. Es necesario que las unidades de negocio clave y los participantes del proyecto acepten tu plan estratégico. La gestión estratégica efectiva penetra en todos los niveles de tu estructura organizativa y tiene en cuenta todos los recursos de tu organización para elaborar la mejor estrategia a largo plazo para tu empresa.

La gestión estratégica no sucede de manera aislada, y la definición de objetivos tampoco. Obtén más recursos para la definición y el seguimiento de objetivos en nuestro centro de recursos para la definición de objetivos.

Recursos relacionados

Artículo

What is management by objectives (MBO)? Steps, pros, and cons