La rutina matutina ideal: 21 pasos para lograr un día más productivo

Imagen del colaborador - Equipo de AsanaTeam Asana22 de diciembre de 20218 min de lectura
facebooktwitterlinkedin
Imagen del banner del artículo: “La rutina matutina ideal: 21 pasos para lograr un día más productivo”
Prueba Asana

Resumen

La rutina matutina ideal promueve el bienestar y la productividad durante todo el día. Desde beber agua hasta evitar el botón de repetición de la alarma, consulta los 21 pasos que pueden hacer que tu rutina matutina pase de ser improductiva a tener éxito.

Te despiertas temprano con el olor a café. Dado que tienes tiempo, decides hacer un poco de ejercicio físico en casa antes de preparar el desayuno y comenzar tu día de trabajo. 

La rutina matutina perfecta promoverá el bienestar y te preparará para tener éxito durante el resto del día. Desde evitar las redes sociales hasta beber agua y escuchar un podcast, existen varios pasos que puedes seguir para crear una rutina matutina que funcione para ti. 

Ya sea que te guste levantarte temprano o no, crear una rutina que promueva el bienestar es esencial para mantenerte productivo y fomentar la eficiencia. A continuación, te presentamos 21 pasos que componen una buena rutina matutina y que te ayudarán a crear tu propio ritual eficaz.

1. Ten una buena noche de descanso

El 35.2 % de los adultos de EE. UU. informan que duermen siete horas o menos por las noches. Descansar bien es crucial para la productividad, pero para muchos de nosotros, dormir ocho horas completas cada noche requiere un poco de planificación. 

Estos son algunos consejos que puedes seguir para tener un descanso de calidad:

  • Relájate al final del día: evita realizar actividades extenuantes como hacer ejercicio y levantar objetos pesados al acercarse el final del día. En su lugar, toma un baño tibio para descomprimir o lee un libro para inducir el sueño.

  • Apaga el televisor a una hora determinada: establece una hora para apagar el televisor y otros dispositivos electrónicos, y ponte cómodo en el sofá o en la cama con una taza tibia de té descafeinado.

  • Configura tu despertador de manera adecuada: configura tu alarma para que suene ocho horas después o más a partir de la hora en que te acuestes para asegurarte de descansar bien.

Cada una de estas técnicas puede ayudarte a dormir ocho horas completas cada noche y despertarte renovado al día siguiente.

2. Evita el botón de repetición de la alarma

Pulsar el botón de repetición de la alarma puede ser perjudicial para tu rutina matutina. Si bien tu intención puede ser dormir solo cinco minutos más, estos pueden convertirse rápidamente en media hora.

Evita el botón de repetición de la alarma

Evita posponer la alarma y genera la rutina de despertarte la primera vez que suene. Estos consejos pueden ayudarte a fomentar este hábito:

  • Contar hasta cinco: si te resulta imposible salir de la cama, un truco sencillo es contar hasta cinco. Cuando llegues al cinco, oblígate a levantarte de la cama y comenzar el día.

  • Tener tus pantuflas cerca de la cama: las pantuflas pueden hacer que levantarte de la cama sea un poco más fácil cuando hace mucho frío por la mañana. Déjalas junto a la cama para tenerlas siempre cerca.

  • Preconfigurar tu cafetera: si te gusta desayunar café, simplemente el aroma puede ser suficiente para motivarte a levantarte. Configura tu cafetera para que el café te esté esperando cuando te despiertes.

Posponer el despertador es un hábito que muchos de nosotros tenemos, pero crear una rutina más saludable es la mejor manera de acabar con ese hábito. Cuanto más tiempo tengas por la mañana, más tiempo tendrás para crear una rutina productiva. 

Aumenta la productividad con Asana

3. Tómate el tiempo suficiente para ponerte a trabajar

Ya sea que trabajes desde casa o vayas a la oficina, es esencial darte el tiempo suficiente para presentarte física y mentalmente en el trabajo, especialmente si no te consideras una persona madrugadora.

Para hacer esto, debes considerar bien a qué hora te despertarás. Además de asegurarte de dormir ocho horas, configura la alarma de modo que tengas tiempo suficiente para completar tu rutina matutina y desarrollar nuevos hábitos productivos.

Independientemente de la hora que elijas para levantarte, recuerda reservar tiempo suficiente para las actividades personales; así no sufrirás una sobrecarga de trabajo

4. Bebe un vaso de agua

La hidratación es clave para tu salud y bienestar. Beber agua es un componente fundamental de una rutina matutina ideal porque cuando te sientes bien, estás más concentrado y, como resultado, eres más productivo. 

Crea una rutina para mantenerte hidratado por la mañana bebiendo un vaso lleno de agua apenas te despiertes. Es conveniente que lo hagas antes de beber tu taza de café o té de la mañana para que no lo olvides. También te ayudará a combatir la deshidratación que se produce por beber bebidas con cafeína.

5. Disfruta de una taza de café o té

Si bien mantenerte hidratado es una parte fundamental de una rutina saludable, también es importante que la disfrutes. Esto facilitará el proceso de despertar y aumentará la probabilidad de que mantengas tu rutina con el tiempo.

Disfrutar de una aromática taza de café o té puede ayudarte a comenzar el día de una manera más agradable. Combina tu bebida matutina con la oportunidad de pasar tiempo con tu familia, con las personas que conviven contigo o con tus mascotas. 

Asimismo, puedes aprovechar este tiempo para respirar profundamente y darte unos minutos de atención plena antes de seguir con el resto de tu rutina matutina.

6. Prepara un desayuno saludable

Para alimentar tu inspiración y comenzar bien el día, prepara un desayuno saludable con ingredientes que te hagan sentir bien. 

Prepara un desayuno saludable

Comer sano puede ser más fácil de lo que crees. Un simple tazón de avena o un batido rápido pueden ser beneficiosos para tu salud y no requieren mucho tiempo de preparación. 

Dado que las tareas como preparar el almuerzo a la mitad del día pueden afectar tu productividad, es una buena idea ir adelantando algunos detalles si tienes el tiempo. Tómate unos minutos más por la mañana para reunir los ingredientes para el almuerzo, de modo que estén listos para cuando llegue el mediodía.

7. Aprovecha el cuidado personal

El cuidado personal es una rutina que se crea para promover la felicidad y bienestar. Esto incluye cualquier cosa, desde una rutina de aseo, como una ducha y un régimen de cuidado de la piel, hasta leer un libro para relajarte. 

Lo que establezcas como cuidado personal será tu elección, aunque generalmente son cosas que hacen que tu cuerpo y tu mente se sientan bien. Aquí hay algunas ideas para crear tu propia rutina de cuidado personal:

  • Tómate una ducha o un baño caliente para relajarte.

  • Aplícate una crema facial para cuidar tu piel.

  • Lee un libro que disfrutes para preparar tu cerebro para trabajar.

Aprovecha el cuidado personal para mantener un equilibrio saludable entre la vida personal y laboral y reduce el riesgo de sufrir agotamiento.

Lee: La guía para gerentes sobre cómo prevenir el agotamiento en el equipo

8. Dedica algunos minutos al ejercicio físico

Los datos sugieren que las personas activas están más relajadas y de mejor humor que las personas inactivas. Prevenir la depresión es solo uno de los muchos beneficios de hacer ejercicio; otras ventajas son que promueve un mejor descanso y proporciona mayor energía. 

Dedica algunos minutos al ejercicio físico

Evita la fatiga mental haciendo ejercicio por la mañana. Entre las actividades que puedes realizar para aumentar tu frecuencia cardíaca se incluyen las siguientes:

  • Correr por tu vecindario antes del trabajo.

  • Montar una bicicleta fija mientras miras las noticias de la mañana.

  • Hacer yoga para fortalecer tu “core” y reducir el estrés.

Ya sea que hagas ejercicio todos los días o un par de veces a la semana, agregar ejercicio a tu rutina puede ayudarte a prepararte para el éxito. 

9. Utiliza afirmaciones positivas

Las afirmaciones positivas ayudan a combatir las creencias limitantes sobre ti mismo y estimulan una mentalidad segura. Cuando se pronuncian por la mañana, las afirmaciones positivas pueden motivarte a hacer tu mejor esfuerzo y a creer en ti mismo durante el día. 

A continuación, te presentamos algunos ejemplos de afirmaciones comunes que puedes probar:

  • Estoy emocionado por este día.

  • Estoy agradecido por mi trabajo. 

  • Tendré una semana exitosa.

Repítete estas afirmaciones positivas en voz alta o escríbelas en un diario todas las mañanas para desarrollar una actitud más positiva. 

10. Medita respirando profundamente

La meditación puede ayudarte a relajarte y puede ser un complemento ideal para las afirmaciones positivas. Si eres de los prefieren una rutina relajante, tómate un tiempo para meditar, pensar y respirar profundamente. 

Crea una rutina eficaz combinando tus afirmaciones con un ejercicio de respiración profunda, como la respiración diafragmática. Repite tus afirmaciones en tu mente mientras estás en un estado de calma o en voz alta mientras respiras para controlar el estrés.

11. Prioriza las tareas importantes

Lleva tu mente del ámbito personal al profesional al dedicar tiempo cada mañana a revisar y priorizar tus tareas del día. Puedes hacerlo con una lista de tareas pendientes o un planificador personal. 

Prioriza las tareas importantes

Escribe cuáles son tus entregables y objetivos más importantes para el día o ingrésalos en una herramienta de gestión de proyectos digital. Al clasificar cada tarea por importancia y enumerarlas en orden secuencial, puedes establecer un horario más manejable.

Analizar estas tareas puede ayudarte a lograr que tu mente pase de manera fluida de una rutina relajante a una jornada laboral productiva.

10 ideas adicionales para lograr tener una mañana productiva

Además de las 11 ideas que hemos abordado acerca de cómo crear una rutina matutina que promueva la productividad, tenemos algunos consejos adicionales que puedes adoptar para aumentar la eficiencia. Entre ellos se incluyen actividades como escuchar música motivadora y hablar con tus seres queridos. 

Estas son las 10 ideas adicionales que puedes incorporar a tu rutina matutina diaria. 

12. Escucha música motivadora: la música puede promover la felicidad y la relajación. Escucha a tu artista favorito para dibujar una sonrisa en tu rostro por la mañana y poner a tu cuerpo y mente a trabajar después de una larga noche de descanso. Escucha a una banda específica que te provoque alegría o una lista de reproducción que promueva la relajación y te traslade a un estado de calma. 

13. Llama a un ser querido: ya sea que vivas solo o no, habla con tus seres queridos, como un amigo o familiar, por la mañana y de esa manera te pondrás de buen humor a primera hora del día. Esto te ayudará a fomentar una mentalidad positiva. 

14. Suscríbete a un podcast: la inspiración se presenta de muchas formas, una de ellas son las personas a las que admiras. Ya sea que se trate de alguien que pertenezca a tu campo de trabajo o una persona a la que quieres imitar en tu vida personal, los podcasts pueden ser una excelente manera de hallar inspiración por la mañana. Encuentra un podcast que te anime a esforzarte de alguna manera. Escúchalo todas las mañanas para que te recuerde cuál es la dirección en la que te diriges.

15. Realiza un acto de bondad: no hay mejor sentimiento que el que se obtiene al ayudar a alguien que lo necesita. Puede ser un acto tan simple como levantar algo que se le haya caído a otra persona o tan importante como trabajar como voluntario en tu comunidad. Un poco de amabilidad puede ayudar mucho y servir para inspirar a otros a hacer lo mismo. Únete a un grupo de voluntarios local o busca oportunidades para ayudar a los demás en tu vida diaria.

16. Dedica tiempo a hacer algo que disfrutes: prioriza tu vida personal para lograr un equilibrio saludable entre la vida laboral y la personal. Para hacerlo, dedica un poco de tiempo cada mañana a un pasatiempo que te haga sentir realizado tanto personal como profesionalmente.

17. Piensa de manera creativa: cuando tienes un lienzo en blanco las posibilidades de lo que puedes hacer son prácticamente infinitas, y con tu mente pasa algo similar. Cuando apenas te despiertas, todavía no te alcanzaron las presiones del día. Este es un momento perfecto para aprovechar que tienes la mente fresca y dedicarte un poco al pensamiento creativo. Puede ser con relación a tu trabajo, tu pasatiempo personal o a tu segunda ocupación. 

18. Lee un blog relacionado con el sector en el que trabajas: mantente actualizado con respecto a las tendencias del sector para diferenciarte profesionalmente e inspirarte en tu trabajo. Tómate unos minutos cada mañana para ponerte al día con las noticias de una fuente confiable y desarrollar tus conocimientos asociados con el sector.

19. Completa un crucigrama: si eres de los que necesitan un momento extra en la mañana para sentir que están plenamente despiertos y conscientes, prueba con un crucigrama. Esto hará que tu mente empiece a prepararse para un día productivo. 

20. Tómate un momento para estirar: es posible que te sorprenda enterarte de que un simple estiramiento puede promover la eficiencia y preparar tu cuerpo para el resto del día. Puedes realizar algunos estiramientos de brazos y piernas apenas te despiertes o hacer una sesión de yoga por la mañana. Esto calentará tus músculos y los preparará para una sesión de ejercicio o un día de trabajo.

21. Realiza un análisis retrospectivo: cada día trae nuevos obstáculos y lecciones, ya sea que los reconozcas en el momento que ocurren o no. Tómate unos minutos cada mañana para recordar los logros del día anterior. Analiza lo que salió bien y lo que podría haber salido mejor. Utiliza lo que descubras para seguir mejorando a diario. 

Estas ideas adicionales, desde estirarte hasta seguir las tendencias del sector, pueden hacer que tu rutina matutina pase de ser buena a excelente y ayudarte a aumentar tu productividad y el equilibrio entre la vida laboral y personal. 

Una mañana productiva comienza con una rutina saludable

Los hábitos matutinos pueden marcar la diferencia entre una mañana buena y una excelente. Tu productividad comienza cuando te despiertas, lo que hace que el aprendizaje de hábitos saludables sea esencial para tener una jornada laboral exitosa.

Desde comer un desayuno saludable hasta hacer ejercicio o leer, las actividades que priorizas tienen el potencial de transformar tu forma de pensar. Elige una rutina que promueva la felicidad, te prepare para realizar tareas importantes, fomente el estado de fluidez y respalde el equilibrio entre la vida laboral y la vida personal 

Para llevar tu productividad a un nivel superior, prueba un software que te permita rastrear, administrar y organizar tu carga de trabajo. 

Aumenta la productividad con Asana

Recursos relacionados

Ebook

Conecta los puntos: Guía para gerentes que gestionan el trabajo de forma remota