10 preguntas que debes hacerte antes de encontrar un mentor

Foto del colaborador - Julia MartinsJulia Martins8 de octubre de 20219 min de lectura
facebooktwitterlinkedin
Imagen del banner del artículo sobre las 10 preguntas que debes hacerte antes de encontrar un mentor

Resumen

La tutoría es una excelente manera de avanzar en tu carrera y alcanzar tus objetivos profesionales. Sin embargo, encontrar un buen mentor puede ser un verdadero desafío. Si quieres encontrar el mejor mentor para ti, debes hacerte estas 10 preguntas. Y para ayudarte con este proceso, también te contamos cómo el hecho de crear una estructura bien definida, tener objetivos y ser proactivo puede ayudarte a mejorar la relación entre mentor y aprendiz.

Tener una relación profesional con un mentor es una de las mejores formas de avanzar en tu carrera y alcanzar tus objetivos profesionales. Eso se debe a que un mentor te guía y te asesora para que puedas decidir lo que realmente necesitas hacer para tener éxito.

Encontrar un mentor puede ser un desafío, especialmente si nunca has tenido uno. Antes de empezar, echa un vistazo a las 10 preguntas más importantes que debes hacerte para encontrar al mentor correcto.

¿Qué es un mentor?

Un mentor es un profesional experimentado que te ayuda a avanzar en tu carrera y a alcanzar tus objetivos profesionales. Considera a esta persona como un modelo a seguir que te guía y te anima durante todo tu desarrollo profesional y personal.

Cada relación entre un aprendiz y su mentor es única, pero los mentores a menudo te ayudan a explorar ideas nuevas. El mentor que elijas debe ser una persona con experiencia en el área en el que te estás especializando o en el sector que te interesa.

Un mentor no necesariamente te enseñará habilidades prácticas ya que, después de todo, puedes aprenderlas en tu trabajo. Más bien, la experiencia de mentoría te enseña las habilidades intangibles e interpersonales que necesitas saber sobre tu profesión y las reglas implícitas que no necesariamente están escritas. Dado que el mentor es un experto en su área, tiene la intuición y el nivel de conocimiento que solo se pueden adquirir con el tiempo.

¿Cuál es la diferencia entre un mentor, un patrocinador y un “coach”?

Un mentor de negocios es un profesional que está dispuesto a dedicar un momento de su día para ayudarte. La relación de mentoría suele ser beneficiosa para ambos: como aprendiz, recibes asesoramiento y apoyo profesional, mientras que el mentor adquiere experiencia en liderazgo y formación. Muchos profesionales eligen convertirse en mentores porque también han tenido a alguien que los ha guiado en el pasado y esa oportunidad les permitió llegar a donde se encuentran hoy. Los mentores no cobran por sus servicios, independientemente del sector o el tipo de tutoría que brinden. Además, la tutoría es menos formal que el coaching ya que un mentor no te dará tarea, no te proporcionará una gran estructura ni hará el trabajo por ti.

El patrocinador es una persona que trabaja en tu empresa que aboga por ti e impulsa tu carrera profesional. Puede incluso tomarte bajo su protección para guiarte en tus ascensos y ayudarte con las negociaciones comerciales. Aunque también pueden ser mentores, este tipo de personas son principalmente patrocinadores.

A diferencia de un mentor o un patrocinador, un “coach” es remunerado por sus servicios. El coaching profesional generalmente se enfoca en una o dos áreas de desarrollo profesional, como desarrollar tu estilo de liderazgo o trabajar en tus habilidades de gestión de equipos. Y, a diferencia de la tutoría y el patrocinio, el coaching profesional también puede ayudarte a lograr tus objetivos personales. Puedes construir una relación a largo plazo con tu coach profesional, aunque siempre será una transacción comercial y no una amistad profesional.

¿Qué debe tener un buen mentor?

No todos los profesionales tienen las condiciones para ser grandes mentores. Si bien lo ideal es encontrar a alguien con quien trabajes bien y te sientas cómodo, también es importante identificar ciertas características que indiquen que se dará una buena mentoría.

El mentor perfecto para ti debe ser:

  • Un experto en el campo de tu interés: Busca a alguien que tenga las habilidades, el conocimiento y la experiencia que deseas adquirir. Si piensas “quiero ser como él o ella”, probablemente esa persona sea un buen mentor para ti.

  • Alguien dedicado a la tutoría: Los mentores suelen ser profesionales muy ocupados. Asegúrate de que la persona que elijas esté dispuesta a dedicar un tiempo de su día, semana o mes para reunirse contigo

  • Alguien con quien te sientas cómodo: Con el tiempo, la tutoría se convertirá en una amistad profesional. Por lo tanto, asegúrate de elegir un mentor que te guste.

  • Alguien que sepa escuchar: Un mentor debe poder comprender los desafíos a los que te enfrentas. Para poder dar buenos consejos y sugerencias, primero debe practicar la escucha activa

  • Alguien dispuesto a cuestionar lo que suponemos que es verdadero: Muchos “errores” profesionales ocurren porque no estamos dispuestos a cuestionar nuestras suposiciones básicas. Asegúrate de encontrar un mentor que conozca el arte de formular preguntas difíciles para desafiar tu forma de pensar.

  • Alguien dispuesto a compartir sus experiencias pasadas: Una tutoría es una relación que debe alimentarse en ambos sentidos. No se trata exclusivamente del aprendiz o del mentor. Busca a alguien que esté entusiasmado por aprender sobre ti y compartir sus propias experiencias. 

  • Alguien que muestre interés en tu carrera profesional y en tus objetivos a largo plazo: Esto es algo que se desarrolla naturalmente con el tiempo, pero busca un mentor con gran inteligencia emocional y mucha empatía

Tu mentor no necesita ser el director general o el propietario de una empresa. De hecho, suele ser más beneficioso encontrar una persona que tenga entre 3 y 5 años más de experiencia que tú en su profesión. Eso le permitirá estar más familiarizado con los desafíos a los que te enfrentas y estará mejor posicionado para brindarte el apoyo y los consejos pertinentes.

¿Cómo encuentro un mentor?

Para ser honestos, encontrar un gran mentor puede ser difícil. La trayectoria profesional de cada persona es diferente, y encontrar a alguien que pueda ayudarte y guiarte y que a su vez esté dispuesto a compartir sus experiencias personales lleva tiempo.

Antes de empezar a buscar un mentor, asegúrate de tener en claro todo lo que necesitas para encontrar el mentor adecuado para ti. Empieza por entender qué quieres lograr en tu carrera. ¿Quieres permanecer en el sector? ¿Te gustaría especializarte en algún área específica? Comprender tus propios objetivos profesionales te ayudará a identificar al mentor perfecto para tu situación particular.

Una vez que hayas identificado el tipo de profesional que quieres encontrar, empieza tu búsqueda. Puedes encontrar un mentor en muchos lugares diferentes, como por ejemplo:

  • En tu empresa

  • En tu red profesional

  • Jefes o contactos de trabajos anteriores

  • Redes y foros en línea relacionados con el sector

  • Eventos de networking

  • LinkedIn 

  • Programas de tutorías

  • Redes sociales

¿Cómo me comunico con un posible mentor?

Antes de hacer oficial la relación mentor-aprendiz, primero intenta desarrollar una relación con esa persona. Si ya la conoces, invítala a tomar un café para poder hablar sobre su trayectoria profesional y tus objetivos profesionales. Sin embargo, si aún no conoces a tu posible mentor, antes de preguntarle si quiere ser tu mentor, intenta organizar charlas informales o entrevistas informativas.

Antes de contactar a un potencial mentor asegúrate de realizar tu propia investigación. Dado que tú programaste la reunión, es tu responsabilidad hacer tu tarea antes de la misma y estudiar su trayectoria para familiarizarte con sus logros profesionales.

Cuando estés listo, comunícate por email para concretar una reunión informal o una entrevista informativa. A continuación, te damos algunos consejos para que puedas redactar el email perfecto para contactar a tu posible mentor:

  • Empieza con una breve presentación de ti mismo

  • Explica qué es lo que te gusta sobre la trayectoria de tu posible mentor

  • Vincula la trayectoria de tu posible mentor con tus propias aspiraciones profesionales

  • Deja en claro el motivo de tu email. 

  • Agradécele por su tiempo

¿Cómo redactar el email adecuado para contactar a un posible mentor?

El tipo de email que envíes dependerá básicamente de si tu posible mentor es un extraño, un amigo de un amigo o una conexión profesional. Para empezar, prueba estas tres plantillas de email para diferentes tipos de oportunidades de tutoría.


Plantilla de email para contactar a un posible mentor (sin un contacto previo)

Estimado [nombre del mentor]:

Mi nombre es [nombre] y soy [puesto de trabajo]. Estoy muy interesado en [objetivos profesionales] y he notado que es un área en la que tú te has especializado en el pasado. Me gustó mucho [la experiencia profesional anterior específica] y me encantaría saber más al respecto.

¿Estarías disponible para una [llamada/videollamada] de 15 minutos en algún momento de esta semana o la próxima?

Gracias por tu tiempo.

[Nombre]


Plantilla de email para contactar a un posible mentor con contacto en común

Estimado [nombre del mentor]:

Mi nombre es [nombre] y soy [puesto de trabajo]. [Contacto en común] me recomendó que me comunicara contigo porque [logro de mentor].

Me gustaría programar una reunión informal contigo para discutir sobre [tema de la carrera]. Actualmente, estoy trabajando en [proyecto relevante] y me siento muy inspirado por el trabajo que has hecho en [proyecto del mentor]. Me gustó mucho [la experiencia profesional anterior específica] y me encantaría conocer más sobre cómo comenzaste tu carrera y todo lo que has alcanzado a lo largo de tu trayectoria profesional.

¿Estarías disponible para una [llamada/videollamada] de 30 minutos en algún momento de esta semana? Estoy disponible [tres opciones diferentes].

Aguardo con gusto poder comunicarnos.

[Nombre]


Plantilla de email para contactar a un posible mentor de tu red de profesionales

Hola, [nombre del contacto]:

Espero que te encuentres muy bien. Realmente he disfrutado de nuestro [tiempo de trabajo juntos/experiencia profesional] y he aprendido mucho de tu experiencia y liderazgo. Tu [consejo/orientación tutoría] sobre [proyecto pasado específico] me ha resultado extremadamente útil [cita el motivo específico, si es posible].

Luego de analizar mi futuro y pensar en mi trayectoria profesional durante un tiempo, he llegado a la conclusión de que podría beneficiarme enormemente de tu tutoría. [Experiencia profesional específica] es el tipo de trabajo al que me quiero dedicar en el futuro, y me encantaría saber más sobre tu experiencia pasada y tu trayectoria profesional.

¿Te gustaría que nos encontremos para tomar un café o almorzar? ¡Avísame qué día te queda mejor!

Desde ya, muchísimas gracias.

[Name]


Una vez que he encontrado un mentor, ¿cómo puedo desarrollar una buena relación?

Ya has hecho la parte difícil: encontrar un posible mentor y ponerte en contacto con él. Ahora sólo tienes que ser tú mismo. Desarrollar una buena relación con tu mentor puede llevar su tiempo. Es posible que hables con personas que no sientas que sean el mentor adecuado para ti. En ese caso, agradéceles por su tiempo y sus consejos, pero no sientas la obligación de tener que programar una reunión de seguimiento.

Parte de ser un buen aprendiz es prepararte antes de todas tus sesiones de tutoría, especialmente la primera. Antes de tu primera reunión:

  • Prepara preguntas específicas. La conversación será mucho más fluida si preparas algunas preguntas con anticipación. No es necesario que prepares un guión, alcanza con que tengas una serie de preguntas para ayudar a que la reunión sea más productiva y no haya incomodidad.  

  • Ve preparado para hablar sobre ti y tus objetivos profesionales. Como cualquier conversación, la tutoría es una relación de ida y vuelta. Si bien no pasarás la mayor parte de esta primera reunión hablando de ti mismo, asegúrate de poder plantear claramente tus objetivos profesionales y explicar claramente cómo la carrera de tu posible mentor te ha inspirado.

  • Agradécele por tomarse el tiempo para ayudarte. Esta persona se está tomando un tiempo de su día para ayudarte, por lo que es importante que muestres tu gratitud. Además de agradecerle en persona, planifica enviarle un email de seguimiento agradeciéndole por la charla.

Dedica la conversación inicial a aprender más sobre tu mentor, a compartir tus propias experiencias profesionales y a hacer preguntas sobre tu carrera. No te centres en la tutoría; el objetivo principal de tus primeros intercambios es ver si estás obteniendo algo productivo de las conversaciones. Una vez que confirmes que los dos trabajan bien juntos, puedes decidir si proponerle que sea tu mentor o no.

¿Cuándo debo formalizar la relación mentor-aprendiz?

Nunca tienes que pedirle oficialmente a esta persona que sea tu mentor. Si se reúnen con frecuencia y logran tener una buena conexión, tanto tú como la otra persona entenderán que su relación es una relación de tutoría.

Sin embargo, existen algunas ventajas al definir una relación de tutoría una vez que han decidido avanzar. La mayor ventaja es que hay una mayor estructura. En lugar de verlo como un par de reuniones casuales por trimestre, su mentor verá este intercambio como una relación de tutoría y se involucrará más con ello.

La forma correcta de pedirle a alguien que sea tu mentor dependerá básicamente de cómo sea su relación. Una vez que lo conozcas, sabrás perfectamente si quieres o no que esta relación sea “formal”.

¿Cómo estructuro la relación mentor-aprendiz?

Lo mejor que puedes aportar a esta relación como aprendiz es una estructura. Si bien la relación de tutoría es un beneficio para ambos, eres tú quien le pide al mentor que se tome un tiempo de su día para ayudarte a avanzar en tu carrera. Proporcionar una estructura y mantener la relación puede hacer la diferencia entre una buena relación y un gran programa de tutoría.

La estructura a proporcionar incluye lo siguiente:

  • Los objetivos de tu mentoría: Cuáles son y cómo darás seguimiento al progreso hacia tus objetivos.

  • Coordinación: Decidir dónde y con qué frecuencia quieres reunirte.

  • Nivel de preparación: Acordar si alguno de los dos preparará algo con anticipación. 

  • Seguimiento: Es tu responsabilidad comunicarte y programar reuniones adicionales.

  • Responsabilidad: Ser proactivo para mantener esta relación a largo plazo.

No necesitas tener un plan formal por escrito. Ni siquiera necesitas compartir esta estructura con tu mentor. Sin embargo, asegúrate de tener una forma clara de realizar un seguimiento del progreso, los planes y los consejos. Usa una herramienta de gestión de proyectos 1:1 para poder coordinar todo este trabajo en un solo lugar. Depende de ti decidir si quieres compartir o no este software con tu mentor. Sin embargo, si tienes una relación formal de mentor-aprendiz, compartir un software puede ayudarlos a ambos a coordinar mejor la estructura, los próximos pasos y las acciones pendientes.

¿Cómo doy seguimiento al progreso hacia mis objetivos profesionales?

El objetivo final de una relación de tutoría es avanzar en tu carrera. El mentor ideal te ayudará a perfeccionar tus habilidades y a comprender mejor la industria. Como aprendiz, es tu responsabilidad dar seguimiento al progreso hacia tu meta final.

Si aún no lo has hecho, usa una herramienta de gestión de proyectos 1:1 donde puedas dar seguimiento a tus objetivos. Esto te ayuda a coordinar el trabajo que estás haciendo, planificar hacia dónde te diriges y cómo llegarás hasta allí.

Prueba el seguimiento de objetivos gratis con Asana

Recursos relacionados

Artículo

Goals vs. objectives: A project manager’s breakdown